Suelos de exterior

Madera, césped artificial, grava, terrazo… ¿con cual te quedas? Te lo contamos todo sobre los suelos para jardín o terraza.

image
1 de 8
De madera

El suelo de madera para exterior es uno de los que más sufren las inclemencias meteorológicas. Podemos saber si necesita una reparación con urgencia observando su color. Si está grisáceo, necesitará reparación. Para mantenerlo, trátalo con aceites que lo nutran y alimenten de nuevo la madera y cuídalo con un protector acrílico resistente al agua y a los rayos del sol. Estos suelos resultan especialmente atractivos para crear un ambiente moderno y actual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Césped

Puedes plantar césped natural... u optar por la versión artificial. Si combinas esta última con suelos laminados de madera, el resultado será perfecto para terrazas y balcones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Terrazo blanco

En ambientes minimalistas con muebles de exterior de líneas rectas, son perfectos. Para mantenerlos, limpia con desincrustantes con amoniaco y mantén el brillo con aceites embellecedores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Terrazo gris

Perfectos para bordear una piscina o combinar con suelos de madera. Necesitarán cuidados constantes para no deteriorarse (lo sabrás porque se vuelven blanquecinos). Para ello, ayúdate de soluciones a base de agua tibia, jabón líquido y cera especial para este tipo de suelos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Piedra

Este suelo es perfecto para añadir un toque rústico a una casa de campo. Mantenerlo limpio a base de un simple manguerazo para eliminar suciedad es más que sencillo y económico. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Grava

Estos suelos se convierten en el perfecto sustituto del suelo de piedra. Añaden un toque rústico y campero a cualquier zona de exterior. Procura eliminar las malas hierbas que puedan crecer por el efecto del filtrado del agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Cemento

Para crear un ambiente ibicenco y relajado, los impolutos suelos blancos de cemento son perfectos para balcones amplios y determinadas zonas de relax del jardín. Limpia con agua y jabón líquido. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Ladrillo

Los suelos de ladrillo vivo nos encantan por el estilo neoyorquino que aportan también a una estancia en exterior. Eso sí, procura mantenerlos limpios y que no luzcan ese tono blanco que adquieren por la cal y la salitre. Para ello, limpia con un limpiador jabonoso específico para ladrillos y evita que vuelva a aparecer con barnizados protectores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo