On the road: Vamos de glamping

Hay otra manera de salir al campo que cada día gana más adeptos: el glamping. Nace de la fusión de las palabras glamour y camping y viene derrochando estilo.

VACACIONES

- El glamping es tendencia en turismo ecológico también. La diversidad de alojamientos es increíble: casas en árboles, caravanas y tráileres restaurados, jaimas, lodges… En todos, el espíritu de acampada está presente, pero sin descuidar el estilo, las comodidades y una variada oferta de actividades al aire libre.

- Recrear un glamping en tu jardín es fácil. Fundamental, pensar en aquello que proporciona comodidad y añadir una dosis extra de sofisticación. Muebles confortables, piezas eco y detalles que en el campo son de luxe, como copas de cristal y una buena vajilla. ¡Ah! y cubre el suelo con una o más alfombras. Son tendencia las de fibra trenzada, aptas para exteriores.

- Si quieres probar unas vacaciones glamping, busca en Internet, donde hay una gran variedad de alojamientos. Por ejemplo, entra en la web de Casa de Laila, en Alhaurín El Grande, Málaga, y verás en sus fotografías que tiene poco que ver con el camping tradicional. No hay tiendas de campaña, sino cinco carpas grandes, y no hay sacos ni esterillas para dormir, sino camas y almohadas confortables. Eso sí, con buena sombra, rodeados de árboles frutales, con vistas a la Sierra de las Nieves en el horizonte, piscina, hamaca, cocina, wifi…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vintage & chic

Esta antigua caravana de los años 70 se apunta al glamping para dar un aire retro al ambiente. Restaurada por el estudio Mateycia, con sus tonos azules en degradé y el aire festivo que adquiere con los banderines, es un photocall en pleno campo, de lo más original. A su vera, se ha montado un rincón multicolor y alegre. En las sillas antiguas, recuperadas con pintura, cojines, de Cath Kidston, de donde proceden también las tazas, el mantel y el delantal. Banderines, de Under the Tree. En las escaleras de la caravana, alfombra, de Zara Home.

¿DÓNDE?
¿Sabes en qué lugar está aparcada esta caravana? En los jardines de El Oh!telito, un chalé familiar en la madrileña localidad de Cercedilla, con piscina, barbacoa y apartamentos individuales, que se alquila para fines de semana, vacaciones y eventos.
www.elohtelito.com
www.mateycia.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón recycled

Una de las sorpresas de El Oh!telito son los ambientes originales, donde se da un nuevo uso a cualquier elemento sacado de su contexto. En el glamping prima el contacto con la naturaleza y la mentalidad eco... Aquí, un andamio reciclado con pinturas de varios colores enmarca una zona de estar, con asientos dispares y coquetos. Telas y cojines, de Gastón y Daniela. La butaca es un diseño exclusivo de Mara Matey.

 
DETALLES
La creatividad puede hacer que los muebles reciclados den un aire chic a un ambiente glamping. Este andamio, con mix de colores, se ha decorado con una sombrilla china en la esquina, una guirnalda entonada y una maceta con flores, pero hay muchas opciones: globos, farolillos, pompones...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comer al fresco

Inigualable, la sombra que ofrecen los árboles plantados por otras generaciones, como los del comedor de piedra de El Oh!telito. Pero hay otras opciones: pérgolas, cenadores y celosías con bonitas trepadoras, o velas de sombra y visillos vaporosos. Busca en centros de jardinería y bricolaje.

Friends & family
Comidas y celebraciones en torno a una mesa de piedra... Las costumbres de ayer se recuperan, pero el escenario se redecora con detalles trendy. Los bancos se hacen más mullidos con cojines que mezclan colores y tapicerías chic. Cojines y mantel, de Gastón y Daniela. Banderines, de Under the Tree. Bolso naranja, gallo azul, damajuana con flores y cubreviandas blanco, de EsteOeste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mejor que en casa

El confort y la naturaleza no están reñidos. En el glamping, el bienestar es un must. Se busca la tranquilidad y la paz. En una zona de estar de aire retro chic con ráfagas de color, es más fácil sentirse bien. Sofá antiguo retapizado con tela fresa, de Designers Guild, en Usera Usera. Cojines, de Gastón y Daniela. Tazas, de Cath Kidston. Mesa y perchero, recuperados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tiempo libre

Un día, o más, donde el reloj y los horarios no existen. Solo cabe disfrutar de aquello que más apetece. Una vuelta por el campo en bicicleta o un paseo sientan de maravilla. Tapicería Texas, de la firma Manuel Canovas, de venta en Gastón y Daniela. Insectos, del escultor Antonio Barba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocinar al aire libre

Las propuestas culinarias de este tipo de alojamientos también te sorprenderán. ¡Olvídate del concepto de la típica barbacoa! 
En la fotografía: utensilios, de Rice. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Flores silvestres

Los detalles con encanto, que parecen improvisados, definen al glamping. La sencillez y naturalidad de este arreglo floral, cobijado en la rueda de la caravana, es un elemento sorpresa, como tantos que nos regala esta tendencia de acento country-chic. El taburete-escalera Bekwäm, pintado en verde claro para cambiar su look,
y los complementos, son de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Prácticas tarteras

Que no desentone ningún detalle: la comida para llevar mejor en una tartera ideal.
Ésta es de la firma Cath Kidston e incluye la cubertería de plástico (10 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior