Prepara el jardín para los maravillosos días que están por llegar

Y crea rincones que inviten a detener el reloj y a disfrutar de la slow life.

Maceteros
Hearst Magazines UK

Antes de que te des cuenta, atrás quedarán los días sofocantes en los que rehuías el calor en busca de una sombra protectora. El otoño es sinónimo de jornadas en las que un jersey basta para disfrutar del aire libre. Una taza humeante entre las manos y la templada compañía del sol formarán la ecuación perfecta para frenar tu ritmo y las metas que te exiges. Prepara el jardín para la nueva temporada y plantea un nuevo orden en tu escala de valores: hoy, lo que más importa, eres tú.

Realización: S. Williams.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Accesorios con colores
B. DARBY

Este velador aúna encantadoras pinceladas de nostalgia. El camino de mesa con motivos en coral es el fondo perfecto para los azucareros rosa y mint, y para el vaso con un delicado detalle a tono.

Camino de mesa, de algodón (15,90 €), azucareros de loza Alice (7 € cada uno) y vaso (7 €). Todo es de la firma Greengate.

2 Rincones con mimo
B. DARBY

La vida cotidiana ofrece estampas de gran belleza con el matiz adecuado. Esta zona para tender ropa es decorativa gracias a la escalera de madera.

En sus peldaños, tarros de mermelada con cuerda en su interior y jarritas metálicas con flores, añaden encanto. Incluso el barreño con las asas y el borde rojos, resulta coqueto.

No te pierdas: MACETEROS CON ENCANTO Y CIERTO AIRE VINTAGE

3 El descanso
B. DARBY

Una zona en semisombra es ideal para sestear o recrear una estampa idílica en el campo. Aquí se ha conseguido con una alfombra —elige un modelo vinílico, que te aísle de la humedad del suelo—, cojines y un improvisado jarrón de flores silvestres en un tarro hermético de cocina.

En www.printodecor.com encontrarás alfombras vinílicas desde 18,75 €.

4 La frescura
B. DARBY

Corta flores silvestres y colócalas en vasos de agua. Adapta la longitud del tallo de manera que las flores asomen por encima del borde. Si los pétalos son de la misma gama de color, la composición, además, transmitirá sensación de equilibrio.

Cómpralo aquí

Juego de seis vasos con soporte metálico y asa de madera (26,84 €), de Garden Trading, Amazon.es

5 La iluminación
B. DARBY

Las puestas de sol otoñales son un espectáculo de color. Disfrútalo y prolonga la magia del momento con velas de base ancha, para garantizar su estabilidad. Colócalas sobre un soporte seguro, que sea resistente a la temperatura, y no te alejes de ellas hasta que compruebes que se han apagado. Velas similares, en Cerabella.

6 Espacios urbanos
B. DARBY

Incluso el balcón más diminuto es ideal para colocar una silla y una mesa.

Los muebles de exterior realizados con resinas se pueden dejar a la intemperie todo el año sin temor a que la lluvia o el frío los deteriore.

Pero si los tuyos se estropean y ya los has guardado en el trastero, improvisa un espacio al aire libre los días soleados con una mesita y una silla del salón.

En la imagen mesa de bambú (145 €) y portavelas (2,75 €), de Ib Laursen.

No te pierdas: 12 IDEAS GENIALES PARA RENOVAR LA DECORACIÓN DE TERRAZAS MINI, BALCONES Y PATIOS

7 Piezas de antaño
B. DARBY

El cubo de cinc y la regadera, ambos con huellas del paso del tiempo, añaden belleza a este rincón.

La silla plegable cumple una función clave: gracias a ella, se crea una composición escalonada con bouquets de flores expuestos en macetas de terracota y cubos metálicos.

Una silla similar es el modelo Äplarö, de Ikea (30 €).

8 Cómo decorar con complementos
Cerabella

Segunda oportunidad. Los detalles que se utilizan fuera de su contexto habitual, crean ambientes con personalidad. Una caja de madera —seguro que en tu frutería te pueden dar un par de ellas— queda espectacular como soporte de dos o tres macetas. Lo mismo sucede con piezas de menaje en desuso: una tetera antigua será un original tiesto para flores menudas si le haces un orificio en la base para el drenaje; y una cestita de malla para huevos atraerá las miradas con tres cactus mini.

Aperos de labranza. Una horquilla o una hoz antiguas, un azadón con mango de madera, las viejas podaderas… Apoyados en la pared, formarán un bodegón con encanto. Altérnalos con algún sombrero de paja y un capazo del que asomen flores secas.

Balizas y velas. Destaca escalones y muretes, o bien delimita caminos hacia la casa, con leds solares o velas. En la foto superior, velas con aroma de eucalipto de la colección Kalyptos, de Cerabella (desde 17,10 €).

No te pierdas: EL SECRETO DE LA PSICOAROMATERAPIA

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior