Este jardín cuenta con todos los ingredientes para enamorar: rincón chill out, comedor mini y una zona de estar boho chic

La frondosa vegetación se encarga de refrescar el porche de esta casa, proyectado para vivir el exterior con mucha calma e intimidad, y decorado con un estilo natural animado con detalles personales.

Terraza
Miriam Yeleq

La arquitecta Mª José Navarro, muy activa en IG como @mariajosenavarrosegura, nos invita a descubrir su pequeño jardín, dividido en varios ambientes y perfecto para dejar atrás el bullicio y las prisas de la ciudad. Para sacarle el máximo partido, Mª José decidió pavimentar con madera sintética una superficie amplia y proyectar una pérgola de madera —con toldo corredero— para proporcionar la sombra necesaria a esta zona de estar en las horas de mayor calor. Ofrece también interés deco otro coqueto rincón decorado con muebles vintage y la sombrilla balinesa que los acompaña. En la zona con césped, pensada para tomar el sol, dos tumbonas naranjas derrochan alegría. Cabe destacar por último, el manto de frescura creado por las trepadoras que cubren todas las paredes.

Realización: Pilar Perea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡qué paz!
MIRIAM YELEQ

Cojines mullidos, sillón colgante, muro vegetal… la decoración de este salón exterior tenía como objetivo proporcionar el mismo confort que un espacio interior para disfrutarlo en los días cálidos. Pero además, con la presencia del sillón suspendido y del columpio, y la homogeneidad cromática de los textiles, es un ambiente que transmite sensaciones de bienestar y placidez.

Una vigorosa trepadora, que cubre una buena parte de los muros, crea un fondo vivo y pleno de color para el mobiliario del porche. En esta zona de estar, los cojines son el nexo de unión entre el sofá oscuro de fibra trenzada y el columpio clarito de macramé. Cojines y cubreviandas, de Calma Chechu. Cactus y jarrones, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con estilo
MIRIAM YELEQ

Por su marcado contraste con el resto de la decoración, esta delicada sombrilla balinesa es punto focal en este espacio, al que aporta la dosis justa de exotismo. Realizada en bambú y con lona de algodón, destacan los adornos y borlas que cuelgan del borde de cada varilla, y el remate tallado del mástil. Sombrilla, de Calma Chechu.

Otro rincón del jardín en el que las sillas introducen dulces pinceladas de color. Su pátina vintage y factura artesanal las convierten en piezas con un indiscutible encanto. Sillas, mesa y sombrilla, de Calma Chechu. Cesto, de La Casita de Margaux. Alfombra de yute, de Liderlamp.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa y sillas
MIRIAM YELEQ

Detalle de una mesa con vasos con tapa y pajitas, adquiridos en Amazon, piña, de BelandSoph, y boles estampados, de Maisons du Monde. En la silla, bolso de Mums and Roses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Naranja vibrante
MIRIAM YELEQ

Esta zona con césped cobra vida con el naranja vibrante de dos tumbonas que, además, son fáciles de trasladar. Entre ellas, una mesa auxiliar de mimbre, práctica para apoyar bebidas y aperitivos. Tumbonas Mysingsö (29,99 € c/u), toalla, cubo, regadera y copas, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Claridad en el pavimento
MIRIAM YELEQ

Una imagen que muestra la distribución de los dos ambientes en el porche, para el que se eligió una tarima sintética, de bajo mantenimiento. La claridad de este pavimento, en armonía con el muro, proporciona una luminosidad extra al espacio y lo hace parecer más amplio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lona corredera
MIRIAM YELEQ

Protegido del sol bajo la pérgola, con lona corredera y un estor lateral enrollable, el salón invita a desconectar y disfrutar del tiempo libre. Pérgola, de Greendesign. Mesa, de Mobisa. Lámpara de techo rosa, de La Casita de Margaux. Suelo de madera composite, de TimberTech.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo