12 Ideas para conseguir un delicioso comedor de verano

El jardín, el campo y la playa se convierten en los nuevos escenarios para comer en verano. Trasládate al exterior y disfruta de los encantos de la naturaleza.

Comidas verano
Hearst
1 de 12
Comer en verano
Hearst
La hora del almuerzo

La combinación de blanco y azul es un clásico infalible en la decoración costera. Mantel a rayas, cojines para hacer más cómodas las sillas y menaje que evoque el color del mar
—cambiante en función de la profundidad o el clima—, crearán un comedor del que nadie querrá irse.

De H&M Home: mantel, en 145 x 200 cm (29,99 €); ensaladera de cerámica (24,99 €); platos (desde 7,99 €) y jarra de vidrio (14,99 €).

En la playa
Para disfrutar de ella sin exceso de calor, recurre a fibras: esteras en las que posar los pies desnudos, cestos que ofrecen fruta jugosa y pufs en los que reclinarse a leer, transmiten sensación de frescor. Elige visillos vaporosos y deja puertas y ventanas entreabiertas para que la brisa los meza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Comer en verano
Hearst
Tres en uno, ¡qué practico!

Ya nadie volverá a pelearse con el maletero de su coche para meter el kit del pícnic. Esta cestita con aislante térmico, que mantiene la temperatura 4 horas y tiene 22 litros de capacidad, además es un asiento que soporta hasta 80 kilos de peso. Fabricado con poliéster, aluminio, espuma y cartón, es plegable. De Kikkerland, mide 30 x 30 x 30 cm (22,50 € en +D2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Comer en verano
Hearst
Un brindis en la orilla

Para que alces tu copa sin temor a que se rompa, recurre a materiales resistentes. De El Corte Inglés: copas (3,95 € c/u) y vaso Pearl (2,95 €), de melamina con relieves que imitan cristal tallado. Puf de yute (59,95 €). Figuras: Barichara, de pez (desde 14,95 €) y Cumaná, de coral (29,95 €). Farol de cuerda (desde 15,95 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Comer en verano
Hearst
Desayuno slow: adiós a las prisas

Tomarte tu tiempo sin salir corriend, bien merece una puesta en escena de altura. Nuestra propuesta: alternar individuales y caminos de mesa. Y nada de madalenas en bolsas de plástico. Cuencos y ensaladeras lucirán bollería casera, fruta y mermelada como el mejor atrezo. De Laura Ashley: camino de mesa Spring Floral, platos de melamina a juego, vasos, jarra, cuencos, farol y cojines Nigella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Comer en verano
Hearst
Un té de quita y pon

En la zona sombreada del jardín o en el balcón. Apenas se necesita espacio para disfrutar del café o tu infusión preferida a media tarde. Sirve dulces en una fuente con campana y fruta fresca —para los más healthy— en un cuenco. Conjunto plegable Portobello, de El Corte Inglés: mesa, en 60 x 60 x 71 cm (29,95 €) y sillas (49,95 €/2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Comer en verano
Hearst
La puesta del sol

Un pícnic a última hora del día permite disfrutar del espectáculo del ocaso y evitar las temperaturas extremas en las zonas más calurosas. Crea un chill out con cojines mullidos para sentaros en el suelo y logra una atmósfera especial con una guirnalda solar entre dos árboles y velas LED, sin fuego real. Cojines y manteles confeccionados con telas de la colección Zapara, de Harlequin (desde 90 €/m en Pepe Peñalver).

En el campo
Lo que más nos gusta de comer en plena naturaleza es la sensación de que formamos parte de ella. Para que ningún elemento sea discordante, hazte con cojines, manteles y menaje estampado con flores, pájaros, mariposas…. Si son lisos o con otros motivos, que sus tonos evoquen los del entorno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Comer en verano
REALIZACIÓN: SIMON ANDREWS/CATE GEIGER KALUS. FOTO: MIKE GARTEN.
Aperitivo en la piscina

Existe vida más allá de las patatas fritas. Eleva el nivel nutricional y decorativo del picoteo con unas brochetas a base de bolitas de mozzarella, jamón y un trocito de fruta, y riégalas con un hilo de aceite de oliva aromatizado. Si las preparas solo con frutas, podrás meterlas en las latas de bebida y decorarlas. ¡Las variedades de diferente color son muy llamativas!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Comer en verano
REALIZACIÓN: DAYLE WOOD. FOTO: ALISON GOOTEE/STUDIO D.
¿Alguien quiere un helado?

Elabora tus propias creaciones con zumos de fruta. Si quieres que queden de varios sabores, como los de la imagen, llena el molde solo hasta un tercio de su capacidad con, por ejemplo, jugo de sandía y mételo en el congelador. Cuando esté hecho, añade un zumo diferente —naranja, mango…— y congela de nuevo. Repite la operación con una tercera variedad de fruta y congela. Trasládalos en una fiambrera isotérmica y reparte a cada adulto el suyo dentro de un vaso con vino espumoso frío.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Comer en verano
Hearst
Bien hidratada

Cada vez que tomamos el sol, perdemos agua. Mantén un buen nivel de hidratación con bebidas frescas. Si guardas la bolsa isotérmica dentro de una cesta, tu puesto en la playa tendrá más estilo (53 €); botella (38,50 €); platitos cuadrados modelo Casablanca (8 €); y paño (7 €). Todo, de Ib Laursen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Comer en verano
Hearst
Conciencia eco

¿Sabías que un plato de plástico tarda más de 500 años en descomponerse? La firma Klimer tiene menaje elaborado con materiales biodegradables: bambú, hojas de palmera, almidón de maíz… ¡Y a un precio excelente! Estos platos son de caña de azúcar (39,55 €/500 unidades).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Comer en verano
Hearst
Comida con glamur

La sencillez de la mesa, sin mantel, convive con la prestancia de las butacas, traídas del interior, y los candeleros. Vajilla Latone, de vidrio con tintas orgánicas libres de metales pesados (45,90 €/18). Copas: bajas Guinguette apilables (1,20 € c/u), y flauta y de vino Pays de Malbez. Todo de Luminarc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Comer en verano
Hearst
Cena a la luz de las velas

Cojines mullidos y un delicado mantel rosa empolvado crean una atmósfera acogedora que dulcifica la aparente rudeza de los muebles de madera con efecto desgastado. El portavelas que pende de la rama, potencia la intimidad del momento. De Zara Home: mantel de lino lavado, en 170 x 250 cm (59,99 €); servilletas Jungla (15,99 €/4); platos, copas, vasos y jarra.

En el jardín
La ventaja es que, al estar en casa, puedes sacar los muebles y complementos que tengas en el interior para organizar una zona de comedor al aire libre. Para lograr el equilibrio perfecto sigue esta norma: con muebles rústicos o sencillos, recurre a mantel y menaje sofisticado; ¡y viceversa!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior