Cómo tener un hámster más feliz que una perdiz

¡Pequeños detalles que le convertirán en el roedor más molón!

Me llamo Salem y soy un hámster Roborowski. Soy el más pequeñito de mi especie y rondo los 5 centímetros. Como en la naturaleza soy una presa fácil, tengo un carácter miedoso, ¡pero corro más que ninguno! De hecho, soy algo hiperactivo, así que necesito muchos juguetes para entretenerme. Lo de que me cojan y esas cosas no me gusta mucho, es más, suelo escapar en cuanto lo intentan, digamos que se mira pero no se toca. Aún así, soy una criatura suave y adorable, y estoy seguro de que te vas a enamorar de mí. ¿Quieres saber cómo cuidarme? Sigue leyendo...

Te interesa:

- Un jerbo en casa

- Cobayas: una mascota perfecta para los niños

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hola

Ya estoy aquí otra vez, pero ahora quiero contarte alguna cosa sobre los roedores. Hay un montón de razas, unas más sociables que otras, y es importante que sepas elegir bien.

Yo concretamente soy lo que en el cine de vaqueros llamarían un outlaw, voy a lo mío y así soy feliz. Pero hay otros hámsters que necesitan el contacto físico (pobrecillos) con sus dueños. ¡La decisión es tuya!

Y recuerda que si vas a cogerme tienes que hacerlo con cuidado, ¡y nunca me dejes solo delante de otros animales!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Prepárame una casa en condiciones

Para vivir con todas las comodidades que merezco, necesito una casa lo suficientemente grande para no aburrirme. Pero si el espacio no te lo permite, sácame de la jaula todos los días para que pueda corretear y explorar a mi manera. Eso sí, el comedero, el bebedero y la rueda... ¡son indispensables!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aliméntame bien

Elige comida específica para los de mi tamaño (mini), pero dame también trocitos de huevo, zanahoria o manzana, ¡porque si no me faltarán nutrientes!

Verdecora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cámbiame el agua todos los días

Yo también necesito agua fresca, así que no te olvides de cambiármela todos los días, ¡que yo no llego al grifo!

Amazon

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómprame una bola de ejercicio

Si tu casa tienes rincones peligrosos o crees que podría meterme donde no debo (algo típico de mí), una bola de ejercicio es perfecta para investigar sin preocupaciones.

Amazon

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Me gustan las jaulas con tubos

Esta me la voy a pedir en Navidad, a ver si mi dueña se enrolla. Cuantos más pisos, más me divierto, y si tiene tubos y toboganes, ¡seré el hámster más happy!

Miscota

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para viajar

Si vas a viajar conmigo y a enseñarme los lugares más bonitos del mundo, llévame en un transportín. Pero si hace frío ponme una mantita, porque odio ponerme enfermo y por desgracia, al ser tan pequeño soy más frágil (no se lo digas a nadie).

Zoomalia

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior