12 Ideas geniales para disfrutar los últimos días en la playa

Disfrutar del mar es mucho más que darse un baño o tomar el sol. Toma nota de estas ideas para organizar rincones deco que te inspiren todo el año.

image
1 de 12
A la hora del pícnic

Una cesta para llevar las viandas es clave en un día de playa. Las de mimbre tienen mucho encanto, pero cuando hace calor lo más práctico son las bolsas isotérmicas, que preservan la comida de las temperaturas altas. En su interior, distribuye alimentos y bebidas en recipientes con cierre hermético. Incluye un mantel para evitar que la comida se llene de arena. De House Doctor: bolsa, botellas y mantel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Zona de estar natural

Esta pareja de mesas realizadas en mimbre y con sobre rematado en cordón de algodón, invitan a la tertulia. Sobre ellas, jarrones de diferente tamaño forman un coqueto bodegón. En la arena, un cojín con estampados étnicos sirve de asiento. Mesas, en 40 y 30 cm de diam. (106 €/2). De Madam Stoltz

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Un brindis al atardecer

La puesta de sol en el mar es un gran espectáculo visual. ¿Qué te parece organizar un chill out en la orilla para contemplarlo? Coloca cojines sobre los que reclinarte, mejor en tejidos que transpiren, como lino o algodón. Añade solemnidad con unas copas de cristal. Estas, al igual que la jarra y la mesita, son de House Doctor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Tumbona plegable

Con una tumbona plegable, siéntete libre para detenerte en la cala que más te inspire. Los estampados nórdicos, en contraste con la estructura de madera clara, crean un atractivo efecto dinámico. De Ikea: silla Mysingsö, de haya y poliéster; en 53 x 99 x 80 cm (29,99 €). Funda de cojín Sommar 2017; de algodón, mide 50 x 50 cm (4,99 €).

Stop viento. Fíjate en esta idea: troncos en forma de X sostienen una rama ligera de la que cuelgan cortinas vaporosas; fíjalas al suelo con piedras para impedir que vuelen y levanten arena. El plus: los remos de madera apoyados en la estructura, dan un aire marinero. Cortinas Sommar 2017, de Ikea (14,99 /2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Sofá de exterior

Un sofá de exterior orientado hacia las olas, te proporcionará horas de paz. Intégralo en el paisaje con textiles que evoquen la naturaleza. De la firma Élitis: cojín estampado Coctail, en 55 x 40 cm
(125 €); liso Orphée (78 €) y plaid Zamora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Alfombra con textura

Antes de entrar. Toma medidas para que la arena no raye el suelo. Una alfombra con textura en el umbral, ayudará a limpiarse los zapatos. De Lene Bjerre: alfombra Hyria (39,95 €), sujeta puertas Judith (47,95 €) y maceta Karlin, de cinc (273,95 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Una ducha de exterior

Práctica para eliminar los restos de arena y sal, se puede sumar al sistema de fontanería de la casa. Una alternativa eficaz y ecológica son las duchas exentas, sin instalación: cuentan con un depósito de agua, placas solares para calentarla y grifo monomando que regula la temperatura. Búscalas en Leroy Merlin, Amazon.es, www.manoamano.es... Cortina de ducha (17,99 €), toalla colgada (29,99 €) y doblada (14,99 €). De H&M Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Para refrescarte

Convierte la hidratación en un placer con una bebida digna de un resort en el Caribe: mojito, sangría, limonada... Llévala a la playa en una botella, dentro de una bolsa isotérmica, y a la hora de servirla, viértela en jarras: gracias a su asa, la mano no calentará el contenido. Las que tienen tapa y pajita, evitan que la arena entre en ellas. Estas son de la firma Madam Stoltz (3,38 € c/u

Hielos con sabor. Potencia el aroma de tu bebida con cubitos enriquecidos. Puedes hacerlos de hierbabuena: pícala y ponla a infusionar; cuando se enfríe, viértela en un molde de cubitos. Y, también, de limón: corta 3 de ellos en trozos, añade medio litro de agua y tritura con la batidora; vierte y ¡al congelado

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
De cena con amigos

Cuando el sol se pone, es el momento ideal para una reunión en la playa. Improvisa una mesa baja con una tumbona de madera en posición horizontal, cúbrela con un mantel de lino y esparce cojines como asientos. Lleva de casa las piezas clave del menaje: ¡hoy, nada de vajillas de plástico! Ensaladera (31 €) y bajo plato (45 €), de Bloomingville.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Rincón de lectura

¿Qué mejor iluminación para leer que el sol
y su reflejo en el mar? Los muebles de fibras naturales soportan bien la humedad y los cambios de temperatura entre el día y la noche. De Bloomingville: mesa con dos sobres
de ratán, en 70 x 60 x 75 cm (299 €); butaca del mismo material; jarra de cerámica modelo
Sandrine (67 €) y ensaladera a juego (55 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Jardín entre dunas

Da manguerazos frecuentes a las hojas -las sales que arrastra el viento se depositan en ellas y pueden quemarlas-, y coloca tutores en las plantas más altas, para que la brisa no las quiebre. Elige variedades que florezcan cuando vayas a la playa: verano, primavera... Lavanda, verbena y las suculentas soportan bien el clima costero. Maceta (55 €) y portavelas (85 €), de Bloomingville.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Sesión de relax

Aprovecha la última hora de la tarde para dedicarte a tu afición preferida: leer, escuchar música, ver series... Completa la tumbona con cojines mullidos y un plaid, por si refresca la brisa. A modo de mesa auxiliar, aquí se ha utilizado una cesta, pero invertida; es el modelo Mai (62,95 €). Tumbona Mandisa, de bambú (149,95 €). Todo, de Lene Bjerre.

Cuidado del bambú
Los muebles de este material necesitan humedad. Rocíalos regularmente con un vaporizador que contenga un litro de agua y una cucharada de sal. Para limpiarlos, aspira el polvo y pasa un cepillo con agua, jabón neutro y sal cristalina. Enjuaga con agua fría salada

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior