Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

10 trucos para proteger tu jardín de animalitos

Viva tranquila frente a los animales hambrientos, grandes y pequeños.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un huerto a prueba de roedores

Esos pequeños conejitos blancos son adorables saltando por tu jardín, hasta que se comen tus verduras recién plantadas. Les guste o no, tus vecinos salvajes no son selectivos sobre lo que es suyo y lo que es nuestro. "Tu jardín y huerto son parte de un sistema más grande", dice Matt Tarr, profesor asociado y especialista en vida silvestre en la Universidad de New Hampshire Cooperative Extension. "Son un continuo del hábitat alrededor de su madriguera".

Aunque que no es posible hacer un jardín totalmente a prueba de pequeños depredadores, aquí tienes algunas formas para minimizar el mordisqueo y vivir en paz frente a esos hambrientos animalillos, grandes y pequeños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Identificar al culpable

Para elegir el tipo adecuado de método (como la altura de una cerca que puedas necesitar, etc...), tienes que averiguar quién se está comiendo qué.

"Los animales más propensos a los daños más rápidos son los ciervos, los conejos y las marmotas", dice Tarr. Busca signos reveladores: Los ciervos puede dejar huellas en el suelo y hacer cortes limpios en plantas herbáceas o desgarrar plantas leñosas. Los conejos hacen cortes agudos en las plantas herbáceas y leñosas y pueden dejar excrementos. Las marmotas dejan montones grandes de desechos en la entrada a sus madrigueras, normalmente comen plantas verdes, no arbustos leñosos. Las aves picotean agujeros en la fruta o las roban antes de que sepamos que ya han madurado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vallar y cercar...

Colocar una cerca es la forma más eficaz (¡y a veces ni eso!) para mantener fuera de tu jardín a los visitantes no deseados. "Pon una cerca desde el primer día para evitar que encuentren la fuente de alimento, en primer lugar", dice David Drake, especialista en extensión de vida silvestre y profesor en la Universidad de Wisconsin-Madison. Una vaya de unos pocos metros de altura va a funcionar para la mayoría de los conejos, aunque los conejitos persistentes y las marmotas pueden cavar por debajo. Para evitarlo, entierra la cerca unos 25 cm en la tierra.

Las alambradas, telas o cercas son las alternativas más económicas frente a los mamíferos pequeños.

Una valla de metro y medio de altura va a funcionar para ciervos. Pero es posible que necesite una de 2,5 metros de altura. Coloca una red de plástico sobre pequeños arbustos comestibles como las bayas o frutos rojos, antes de que maduren, para proteger las frutas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Elige plantas menos sabrosas

Cuando están muy hambrientos y la competencia por la comida es alta, los animales comen cualquier cosa. "Y nada es infalible", dice Tarr. Pero hay ciertos tipos de plantas que son menos atractivas que otras, especialmente las plantas que son altamente aromáticas o tienen púas. Así, mientras que las hostas, arborvitae y azaleas son a menudo las favoritas de los ciervos, en general no interesados en muchos otros tipos de hierbas ornamentales, como el acebo y barberry. Observa en tu vecindario para ver lo que ha funcionado mejor, y consulta la listas de plantas regionales menos tentadoras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Protege las nuevas plantas

Las nuevas plantas de vivero, que han sido cuidadas y fertilizadas antes de comprarlos, son un nuevo y delicioso banquete. "Si una planta es sabrosa o no para los animales tiene que ver con los nutrientes y productos químicos que la planta produce", dice Tarr. "Las plantas recientemente compradas en un vivero son nutricionalmente superiores, los animales pueden oler esos micronutrientes, y naturalmente son atraídos por ellos". Además las nuevas plantas no podrán soportar el daño de las patas. Cerca o usa  protectores para las nuevas plantas y arbustos una vez que los pongas en la tierra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jardín en macetas y zonas altas

A veces se puede evitar que mosrdisqueen las plantas sencillamente elevando los semilleros en huertos elevados. Un huerto elevado 1 metro o más limitará el daño de los conejos, especialmente si añades una cerca en la parte superior. Las macetas se pueden montar en pasamanos, o intentar plantar en macetas en las ventanas fuera del alcance de los hambrientos conejitos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No seas demasiado pulcro

Si vives en un área más rústica, planta los arbustos y las hierbas alrededor de los bordes de tu huerto para que parezca un poco más natural y salvaje. "Si hay muchas otras oportunidades para comer alrededor, tu jardín será menos atractivo", dice Tarr. "Hay menos probabilidades de que los animales aparezcan en el medio del jardín exponiéndose a otros depredadores si hay otras fuentes de alimentación a lo largo de los bordes."

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Guarda el compost

Los montones de compost atraen a todas clases de animales que además descubrirán las otras delicatessen de tu jardín, dice Drake. Usa un contenedor de compost con tapa para mantener alejados a los merodeadores. Y si alimentas a tus mascotas al aire libre, asegúrate de guardar sus cuencos después de las comidas para que no atraiga a zorrillos, zarigüeyas y mapaches.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espantarlos

Las vayas metálicas, o las cinta de pájaro, o un espantapájaros pueden mantener a los pájaros lejos, aunque tendrás que cambiarlo de lujar diariamente. "No se puede dejar, de lo contrario, una vez que se acostumbren a él, esa técnica en particular pierde su eficacia", dice Drake. Los rociadores activados por movimiento o las luces son otra posibilidad para los mamíferos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Prueba con repelentes (y cruza los dedos)

Los repelentes aromáticos son granulares e intentan mantener al animal lejos de un área en con un mal olor. Los repelentes de sabor se pulverizan sobre las plantas más vulnerables. Se repelen por el sabor o haciendo que el animal se sienta enfermo cuando ingieren la planta tratada. "Es como si comieras en un bufé y te enfermaras", dice Drake. "No querrías volver allí, y tampoco lo hará el animal." Es importante tener en cuenta que si bien los repelentes pueden alterar su estómagos, no están diseñados para lastimar a los animales, sólo para entrenarlos a que se  mantengan alejados de un área específica. Pero el gusto es personal, así que algunos animales comerán las plantas tratadas de todos modos o se acostumbrarán al mal gusto. Además, estos productos normalmente tienen que ser usados durante todo el año y deben ser reaplicados después de la lluvia. Por supuesto, querrás mantener a sus mascotas lejos de repelentes de cualquier tipo, también.

Los repelentes hechos en casa con pelo humano, barras de jabón, ajo o una serie de otros ingredientes no funcionan mejor. Inténtalos hasta que te aburras, luego pon una valla, sugiere Drake.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Realice una comprobación

"A lo largo del año, muchos factores, incluyendo la severidad del invierno o el número de animales en la zona, afectan la cantidad de daño que puede sufrir tu huerto o jardín", dice Drake. Hay buenos años (cuando sufres pocas pérdida) y años malos (cuando parece que se ha abierto barra libre de ensalada en tu huerto para todos los animales del barrio). Sé realista y fíjate qué es lo mejor para tu jardín y para la fauna local, también, incluso si no llegas a disfrutar de ese tomate que plantaste. Como jardinero, ¡siempre hay una próxima temporada!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo