Toc, toc... Puertas de entrada bonitas y funcionales

Marca la frontera entre el resto del mundo y tu casa y lo ideal es que cause buena impresión. Dedícale a la puerta de entrada la atención que merece; nuestra selección destaca por su nivel.

image
Hearst Spain

Felpudo, el toque de estilo

Al entrar y al salir, lo vemos, lo ven… Todo aquel que se planta delante de tu puerta, repara en él. Por eso, no permitas que un diseño demodé o su deterioro afee la entrada y, sobre todo, que produzca mala impresión.

Si te has esmerado mucho en la decoración de tu casa, hazlo también en el punto de partida. En principio, los felpudos son un básico en cualquier acceso para evitar que la suciedad entre en casa, pero también cumplen una función decorativa. Date una vuelta, real o virtual, por las tiendas de decoración y verás la variedad de diseños que hay… Se podría decir que hay uno para cada hogar o tantos como hogares.

¿Y con cuál te quedas? Basta con que consideres que sus motivos son afines a la decoración de tu casa, a tu estilo de vida, a tu situación personal… Pueden ser mensajes de bienvenida, expresiones ingeniosas o algo tan evidente como la palabra Home, pero con letras maxi de colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Portón original

Enmarcado por recios muros centenarios, el portón original de esta casa, con tablones y clavos, se ha restaurado sustituyendo la zona inferior, más deteriorada, por otra nueva,
fiel al estilo rústico del zaguán y la construcción, que forma parte de una masía catalana del siglo XIV. La entrada mantiene así su autenticidad y belleza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ménsula renovada

Cualquier elemento inspirado en la arquitectura clásica próximo a la puerta da un toque chic a la entrada. Junto a estas líneas: ménsula renovada con pintura azul apta para exteriores, de Farrow & Ball.

Otras opciones: un friso artístico en piedra, una flor de lis, molduras ornamentales...

Infalible: unas copas decorativas de terracota o piedra, que flanqueen la puerta.

Otras ideas: una antigua aldaba de hierro o bronce, una herradura, un buzón coqueto, maceteros colgantes, de metal o de fibra trenzada, faroles vintage...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Felpudo de bienvenida

Pueden ser mensajes de bienvenida, expresiones ingeniosas o algo tan evidente como la palabra Home, pero con letras maxi de colores, como en este modelo, de la firma Kenay Home (18 ).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Silla de ratán

El tiempo pasa factura a una puerta expuesta a la climatología adversa; pero también imprime un aire decadente, y atractivo, a este patio donde el pavimento de baldosa hidráulica, en perfecto estado, contrarresta la sensación de abandono del lugar. Sin duda, una estudiada puesta en escena con encanto. De Affari: silla Riviera, de ratán (250 €) y fundas de cojín (22 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recibidor acristalado

Un trabajo de carpintería que embellece la entrada y revaloriza este chalé, para el que se ha proyectado un recibidor acristalado, con puerta con barrotillos y con elementos fijos en esquina, para que el interior se llene de luz natural durante más horas al día. El ladrillo blanco potencia esa claridad, mientras que el perchero antiguo con espejo dota al espacio de un aire vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En tonos azules

El cambio de color de la fachada se puede aprovechar para actualizar el de la puerta de entrada y renovar por completo la vivienda. Aquí se hizo con la combinación de dos azules, más claro en los muros, y agrisado en la madera. Un acierto: dejar en un blanco deslumbrante el dintel y el recercado de la puerta, para ganar luminosidad y ampliar visualmente las dimensiones de esta. Pinturas, de Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puerta en amarillo

Esta puerta antigua adquiere más interés visual con su nuevo color, un amarillo enérgico y alegre. Esa chispa de color tan intensa evita que la presencia de la trepadora resulte abrumadora. Ideal, el visillo vintage detrás del cristal... Pintura Yellowcake, de la firma Farrow & Ball.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo