Decorar con flores

Hacer un ramo silvestre, emplear muebles como macetas, crear una composición vintage sobre una mesa... Descubre todo lo que te ofrecen las flores.

image
1 de 13
Flores plantadas por sorpresa

Las tradicionales macetas comparten su protagonismo con objetos cotidianos y muebles hasta ahora impensables para tal fin. Es el caso de estas regaderas vintage o de los cajones de un aparador recuperado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 13
Bodegón retro

Crear un ambiente romántico en cualquier rincón de la casa resulta muy fácil. Recopila tarros de cristal que no utilices y llénalos con ramos de flores grandes, como las hortensias y peonías. Rodéalos de objetos antiguos como sifones, una máquina de escribir, una pluma estilográfica... ¡Ya tienes tu particular bodegón vintage!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 13
Cajones floridos

Si quieres convertir un mueble antiguo en improvisada jardinera, forra sus cajones con film transparente o bolsas de plástico, para protegerlos. Coloca en su interior esponja de jardinería (tiene que estar siempre húmeda) y fija en ella peonías, hiedra y hortensias, a diferentes alturas.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 13
Unas casitas muy vistosas

Si has encontrado en un mercadillo una pajarera que te ha enamorado, te proponemos llenarla de plantas. Opta por especies trepadoras o flores delicadas, que estarán bien resguardadas de corrientes de aire.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 13
El cristal, protagonista

Haz que este material sea el centro de atención en la mesa; pero olvídate de elegir sólo jarrones. Altérnalos con tarros de mermelada, vasos desparejados o copas de licor anchas y crea delicados ramos con capullos de rosas acompañados de unas ramitas silvestres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 13
Jarrones originales

Los centros de vegetales y flores marcan tendencia. En ellos la creatividad juega un papel fundamental. Fíjate en este estilizado jarrón, lleno de papel celofán y rodajas de pepino, y coronado por un elegante bouquet de rosas blancas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 13
Mesa de fiesta

Si tienes varios invitados a cenar, saca las mesas al jardín y vístelas con diferentes manteles, coloca sillas desparejadas y platos de distintas vajillas. Adorna la mesa con un candelabro alto de velas y deposita flores de brassica en jarrones bajos. Cuelga guirnaldas de los árboles... El resultado será un ambiente alegre y distendido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 13
Espíritu silvestre

Aprovecha tus paseos por el campo para recoger flores silvestres y decorar con ellas pequeños recipientes, como estas aceiteras de cristal elegidas para tan singular ocasión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 13
Identificar servilletas

En una celebración uno nunca sabe dónde sentarse. Evita este incómodo momento colocando, sobre las servilletas, pizarritas con el nombre de cada invitado escrito con tiza. Y... ¡problema resuelto!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 13
Detalles rústicos

Antes de deshacerte de las cajas de verduras, frutas o vino, piensa cómo puedes sacarles partido. En el jardín o la terraza tal vez te sean útiles como muebles auxiliares improvisados o para trasladar las macetas con flores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 13
Ambiente country chic

Recrea una atmósfera de lo más relajante con una cama de hierro y cojines multicolores protegidos con telas vaporosas a modo de mosquitera. Rodéalo de plantas aromáticas y será el lugar perfecto para compartir confidencias tras la sobremesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 13
Sábanas perfumadas

Planta lavanda en una maceta o directamente en un rincón del jardín. Cuando crezca, corta unas ramitas y mételas en saquitos de tela. Guárdalos en los cajones de la ropa de cama o de lencería. ¡Verás qué bien huelen!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 13
Un rincón chill out

Saca el viejo colchón de lana a que se oree y colócalo como base en un sofá de hierro. Dispón unos cojines coloristas de diferentes tamaños, coge una sábana para taparte por si hay relente y ¡a saborear el descanso! Una buena sombra, música relajante, un sofá cómodo, cojines king-size, el frescor de las plantas... No hay nada como disfrutar de una reconfortante siesta al aire libre en este improvisado rincón chill out que te sugerimos para adormecerse o para leer. Rodéalo de plantas trepadoras como enredaderas, flores de la pasión o filodendros que aíslan los muros del calor excesivo del verano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo