¡A comer al fresco!

Estas calurosas jornadas veraniegas hacen de las zonas con sombra el lugar perfecto para el comedor de exterior. Aprovecha cada rincón del jardín o del porche.

image
Micasa
1 de 7
Comedor chill-out

Improvisa una zona más chill-out, con un palé pintado y colchonetas en el suelo a modo de asiento. Vajilla de colores, de La Oca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Muebles plegables

Cuando no es posible dejar los muebles fuera durante todo el año, los modelos plegables son una opción excelente. Cumplen a la perfección con su cometido y se pueden almacenar en poco espacio. Mesa, de Ikea. Cojines, de Natura Casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Pintura especial

Para regiones de clima templado lo más acertado son los muebles resistentes, que se puedan dejar fuera y disfrutarlos todo el año. Mesa y sillas con pintura para exterior, de Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Ambiente rústico en las casas de campo

La continuidad visual en una casa de aire rústico se extiende también al jardín; por eso es recomendable optar por materiales acordes con el resto de la decoración. La forja y la piedra son buenos aliados para lograrlo. El hierro forjado es un básico para los amantes del estilo campestre; un material que soporta bien la intemperie aunque precisa un tratamiento antióxido. Muebles de jardín, de Becara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Un comedor para el jardín de madera

Las variedades tropicales, como la teca, se sitúan en los primeros puestos en cuanto a materiales de exterior, por su resistencia, belleza y calidez. Mesa y sillas, de Pilma. El menaje es de Jardiland.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Mesa extensible para el jardín

¿Quieres una mesa amplia, para organizar comidas o cenas con amigos? Opta por un modelo extensible, que pueda ampliar su tamaño. Muebles, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Comedor en el porche

Cuando la extensión lo permite, nada como crear dos espacios: uno para comer y otro para descansar. Aunque estén separados, conviene optar por la misma colección de muebles o, al menos, por el mismo acabado. Disponer de un rincón en el exterior, por pequeño que sea, es una invitación para relajarse al aire libre. Para ello, nada mejor que unas tumbonas como éstas, de Habitzonia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior