Cómo cuidar tu árbol de Navidad para que dure más

La vida del abeto suele tener los días contados, te animamos a que cambies el chip. Sigue eestos consejos y podrás disfrutarlo más, además de reutilizarlo para tu jardín.

    Muy Mucho
    This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Nos encanta poner o plantar el árbol de Navidad cada año, pero poco se habla de los cuidados para que tu pino luzca sano y bonito. Sigue estos sencillos y eficaces consejos para que dure más tiempo.

    ¿Cómo elegir bien el abeto de Navidad?

    Selecciona un buen ejemplar y del tamaño que se ajuste a la estancia elegida para colocarlo. Calcula también el espacio que ocuparán los presentes de los Reyes Magos, y aprende a colocarlos y presentarlos de una forma bonita colocar bajo el árbol.

    Si instalas el pino en el exterior, ya sea un jardín o una terraza, siempre podrá ser un ejemplar hermoso, alto y bien frondoso. ¿Un buen truco? Mira el color de las agujas, tienen que ser verdes y brillantes, cuando el árbol tiene el follaje marrón es mejor desecharlo.

    Es recomendable que busques un abeto situado en la zona más sombría del vivero o de la tienda de jardinería, porque la luz directa del sol no es su mejor aliada, así que evita coger un arbolito ubicado en un lugar soleado.

    Otro tip muy práctico es remover las ramas del árbol con tus manos, así observarás si las agujas se caen. No es un buen indicador de la salud del pino, porque tienen que ser flexibles. También puedes coger el abeto, siempre que puedas con el peso, y levantarlo unos centímetros del suelo. Déjalo caer y, si se deprenden muchas agujas, puedes intentar buscar otro ejemplar.

    Siempre que puedas, intenta cortar el tronco del pino para sanearlo y elimina la resina que se haya quedado seca.

    ¿Cómo cuidar el árbol de Navidad?

    H&M

    Cuando llegues a casa, sumerge el abeto en un cubo con agua fresca. Vuelve a recortar el tronco, con unos 3 centímetros, para retirar la resina formada durante el viaje hasta casa. Coloca en el borde del cubo un soporte consistente para sujetar el pino de Navidad. Riega bien todo el árbol, desde arriba hasta abajo, para que no le falte humedad y, por supuesto, no te olvides de regarlo con frecuencia. También es clave saber cómo decorar el árbol navideño.

    Con los días, puedes darte cuenta de que se vuelve a formar resina, esto significa que al árbol de Navidad le sobra humedad. Por eso, te recomendamos que chequees a diario el nivel de agua en la base del abeto, de forma que siempre quede sumergido el extremo inferior del tronco.

    La temperatura es muy importante. Para que tu árbol de Navidad esté sano y bonito tienes que vigilar que no esté situado junto a la calefacción, porque seca demasiado al pino. Es posible que necesites colocar un humidificador en el recibidor o el salón. Aunque es obvio, te recordamos que jamás debes colocar el abeto junto a estufas o chimeneas, así conseguirás evitar accidentes. Los arbolitos necesitan mimos y cuidados, tan necesarios para las delicadas flores de Pascua.

    Por mucho que te gustes estas fiestas familiares y sus símbolos, hay un momento en el que tendrás que quitar el árbol de Navidad. No prolongues demasiado este gesto, intenta que sea antes de que las agujas del pinos vayan tornando el color. Cuando lo retires, seguro que se caen algunas, pero con un buen aspirador vas limpiar muy rápido el suelo.

    ¿Qué hago con el abeto?

    White Shark

    Cuando termine la Navidad, tienes varias opciones para reutilizar tu pino decorativo. La primera, crear un recipiente y hacer compost para cuidar tus plantas de interior y de exterior con este material natural premium. La segunda idea, es convertirlo en mantillo para tu jardín, y, la tercera solución, es reciclar tu árbol de Navidad. ¡Disfrútalo!

    Antes de nada, debes saber que el buen cuidado del abeto parte de la base de que ha de estar bien enraizado en su contenedor o maceta. En muchos lugares, los cultivan especialmente para usarse en Navidad, podando sus raíces sin posibilidad de que sobreviva poco más de un mes tras su cultivo.

    Si no es el caso del tuyo, tras la Navidad podrás replantarlo en un lugar preparado para ello. Necesitan una temperatura fresca para su mantenimiento y un riego constante, cada dos o tres días, en el caso de que las temperaturas no sean excesivamente bajas. En pleno invierno, podrá pasar más días sin regarse. Lo mejor para hacerlo es regar no sólo en la zona más superficial, sino con intensidad para que llegue a las raíces y puedan adherirse con más facilidad, evitando que queden secas. Sin embargo, evita encharcar la zona. Ve regando poco a poco, viendo cómo la tierra absorbe el agua que necesita.

    Puedes añadir un fertilizante organomineral una vez cada 15 días para mantenerlo nutrido. Para lograr mayor densidad en su crecimiento, es recomendable realizar una poda. Ayudarás, además, a evitar las plagas de hongos y bacterias. Si deseas multiplicarlo utiliza la técnica de los esquejes, injertos o semillas.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo