La flor de la Navidad

Te contamos todo sobre la poinsettia, la flor de la Navidad, casi un imprescindible en casa con su color rojo. Pero ¿sabías que hay poinsettias de más colores? ¿Y cuáles son sus cuidados? Presta atención.

El rojo es uno de los colores de la Navidad y con ella llega también una planta que refleja ese espíritu navideño: la poinsettia o flor de Pascua. Esta especie ha dejado de ser una planta exótica para pasar a ser uno de los iconos de la Navidad, junto al árbol, el Belén o las luces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Foto, cortesía de Poinsettia

¿Cuál es su origen? Su pasado se encuentra en Centroamérica, concretamente en Méjico, donde esta planta tenía un importante simbolismo para la cultura azteca. En el siglo XVI, frailes franciscanos la utilizaban como adorno floral durante las fiestas navideñas. Pero fue Joel Roberts Poinsett, médico de formación y gran apasionado de la botánica, el que la hizo mundialmente conocida hacia 1825. Ejerció como embajador de los Estados Unidos en Méjico y en uno de sus viajes se encontró con esta planta de hojas rojas, que le cautivó. Recogió unos esquejes y a su vuelta a Estados Unidos se dedicó a su cultivo y desarrollo. Se le ocurrió regalar esa planta a sus amistades por Navidad y así nació la tradición de regalar esta planta por Navidad.

Foto, cortesía de Stars for Europe

Cuidados. Para alargar su vida más allá de esta época del año, la poinsettia necesita para su desarrollo una adecuada exposición luminosa además de un riego moderado, unas o dos veces por semana en función de su ubicación. No conviene que tenga cambios bruscos de temperatura ni corrientes de aire, aunque se puede plantar en zonas de exterior en climas cálidos. También le favoreven los interiores frescos (con temperaturas entre los 10 y 12 grados).

¿Dónde la compro? Es recomendable su compra en floristerías y centros de jardinería especializados donde se encuentran más variedades, de mejor calidad, y donde además nos aconsejarán sobre su mantenimiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Muchas variedades. La flor de Pascua se presenta en una gran variedad de formatos y tamaños, desde las que se pueden encontrar en miniatura hasta las arbustivas, además de diferentes formas de árbol o copa. Durante los últimos años, se ha producido un aumento en el número de colores, desde los tradicionales rojos hasta las más modernas variedades bicolores, rosas y jaspeadas, que permiten su integración en prácticamente cualquier lugar como complemento base de la decoración navideña. Debido a la variedad y espectacularidad de su floración se pueden hacer intervenciones paisajísticas puntuales para estas fechas, con actuaciones muy rápidas y visuales que decoren terrazas, entradas a jardines, viviendas y en general zonas desangeladas.

Foto, cortesía de Fernando Pozuelo

Consejo. A la hora de eliminar las hojas secas hay que tener cuidado ya que la planta posee un látex que puede generar pequeñas irritaciones o alergias en contacto con la piel.

Información elaborada con el aseosramiento profesional del Estudio de Paisajismo de Fernando Pozuelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo