Flor de Pascua: la planta protagonista de la temporada

Te acercamos la especie navideña por antonomasia y te enseñamos a cuidarla y mimarla para que su magia dure mucho más que unas semanas de regalos, luces y villancicos. 

Llega la Navidad y en los hogares, un común denominador natural habita en todas ellas: la poinsetia o, como es llamada comúnmente, Flor de Pascua.

Esta hermosa planta, originaria de México, destaca por su intenso color rojo y ayuda a embellecer nuestras casas en la época navideña. Ensalza mesas cuando se utiliza como centro natural, levanta la magia de un abeto cuando se coloca de forma complementaria y da la bienvenida de la forma más mágica cuando destaca en un recibidor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿El problema? Pocas sobreviven tras la época navideña. Precisamente no es una planta que requiera de unos cuidados especiales, pues se adapta con facilidad a cualquier ambiente.

Es perfecta tanto en interior como exterior. Sus necesidades se basan en la ubicación y un buen drenado que mantenga la humedad. Para ello, ubícala en un lugar soleado si está en el jardín o en una zona luminosa dentro de casa, como un ventanal. Sobre todo, en época de floración. Hará que su rojo se intensifique, pues el sol de invierno no es tan intenso como el abrasador sol de verano. Y recuerda: lejos de radiadores.

Para mantenerla fresca, riega dos veces por semana sin encharcar. Su poda llega en primavera. De esta manera, favorecerás su crecimiento de cara al próximo año. Y por supuesto, también es conveniente que la fortifiques con un fertilizante cada quince días.

Un truco: para mantener la humedad, colócala sobre un plato con agua y arlita o tierra volcánica, sin que el agua llegue a tocar la maceta.

Descubre más aquí: La flor de la Navidad

Publicidad - Sigue leyendo debajo