Cómo hacer una kokedama colgante

Apúntate a la moda japonesa de las especies de musgo vivo. Sigue este paso a paso y decora de forma diferente a través de las plantas colgantes.

Una bonita solución que viene directa desde Japón, son las kokedamas. Su propio nombre las describe: koke (musgo) + dama (bola). Plantas naturales sin maceta que dejan sus raíces al aire en una bola de sustrato compacta y que, además, son ideales para colgar de los techos. Y no sólo en el exterior (balcones o terrazas), sino que las kokedamas son perfectas para mantener en perfecto estado en el interior de casa, libre de corrientes y decorar de forma original tu hogar. Sigue este paso a paso para conseguirlas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Materiales que necesitas:
- Una plata de poco desarrollo, a tu elección
- Turba
- Arcilla
- Musgo
- Hilo o cuerda
- Sustrato especial para bonsáis (akedama)

1. Haz una bola de sustrato

Para ello, mezcla turba y sustrato especial para bonsáis (akadama) en una bola compacta. Puedes añadir arena de río si lo deseas. Lo ideal es que mezcles tres partes de turba y una de akadama.

2. Planta la especie

Abre un hueco en la bola y coloca las raíces de tu planta, bien centradas.

3. Refuerza

Para reforzarla, rodea la bola con cuerda de tu elección (mejor tipo yute) y ve haciendo nudes alrededor. Con esto lo harás más estable.

4. Coloca el musgo

Para mantener la humedad de la kokedama se hace imprescindible el musgo. Corta pequeños trozos y colócalos alrededor, sujetos de forma disimulada con la cuerda.

No la expongas de forma directa al sol, evita las corrientes y para mantenerla, bastará con ir pulverizando e introducirla en agua de vez en cuando en los momentos que veas el musgo demasiado seco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior