Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Consejos para regar las plantas

¿Dudas de si estás regando bien tus plantas? Las hablas, las mimas y no se ven esplendorosas. Quizá no las estás regando bien. Te damos los consejos imprescindibles para que los apliques a diario y trucos para que estén bien regadas cuando te vayas de casa.

Ser o no ser. Agua o no agua. Esa es la cuestión. Agua siempre, pero bien dosificada. Las plantas lo necesitan para vivir, como la luz. Pero ¿las estás regando bien? Te damos unos consejos imprescindibles para el riego diario y algunos trucos para dejarlas preparadas cuando te vayas de vacaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

CÓMO REGAR LAS PLANTAS A DIARIO

En primer lugar, la mejor hora para regar las plantas de exterior es a última hora de la tarde, cuando el sol ha caído. De esa manera, la tierra se mantiene húmeda más tiempo. También te aseguras de que no se produzca el efecto lupa al incidir el sol en algunas gotas de agua que puedan quedar en las hojas y que podría llegar a quemarlas.

Si tienes un riego automático programable, hazlo de madrugada.

Foto, de Ikea

También puedes echar un manto orgánico sobre la tierra de las macetas para que la humedad se mantenga más tiempo, sobre todo, en las plantas que necesiten más agua.

Vierte el agua con una manguera o regadera en la tierra, en varios puntos. Las hojas, es mejor refrescarlas con un pulverizador. Debes conocer las especificaciones de cada una de las variedades que lucen en las macetas para saber qué cantidad de agua demandan. Algunas agradecen tener agua en el plato, debajo de la maceta, y a otras no les gusta nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

EL RIEGO DE LAS PLANTAS DURANTE LAS VACACIONES

Si te vas a ir unos días fuera, agrupa todas tus macetas y ríegalas juntas, de esa manera se crea un pequeño entorno húmedo. Aguantarán mejor.

Macetas apilables, de venta en las tiendas Akí

Un sistema de riego efectivo y casero para estos casos es guardar botellas de plástico, realizar un agujero en el tapón (considerable para que no se obstruya) y clavar la botella en la tierra llena de agua para que la planta "beba" según necesite.

Otro sistema es colocar un recipiente con agua a una altura más elevada que la de la maceta a regar. Coloca una hebra de cuerda, una mecha de algodón especial (que encontrarás en tiendas de jardinería o bricolaje), en el recipiente y el extremo contrario, enterrado en la maceta. Así el agua se conduce desde el recipiente hasta la tierra según necesite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

También puedes adquirir sistemas de riego específicos. Los más sencillos tienen una base porosa que se entierra en la maceta, se coloca una botella llena de agua en cada uno y el agua se distribuye. A partir de ahí, tantos sistemas como imagines: programadores para la manguera, riego por goteo, pulverizadores automáticos, macetas con autorriego…

Sistema de riego, de venta en las tiendas Akí

Las plantas de interior no se pueden quedar fuera. Para ellas lo mejor es agruparlas en un barreño, en el fregadero o en la bañera y colocar cualquiera de los sistemas de riego que hemos hablado. También se puede dejar un poco de agua en el fondo del barreño (siempre que la variedad lo permita) o colocar toallas empapadas alrededor de las macetas para crear humedad. No las dejes encerradas ya que la falta de aire puede ser muy perjudicial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo