La violeta africana

La Saintpaulia o violeta africana es originaria de África, concretamente de Tanzania y del sureste de Kenia; y tiene aires de nobleza, ya que fue descubierta por el Barón Walter von Saint-Paul-Illaire a finales del siglo XIX.

Su belleza y presencia tan original, con aterciopeladas hojas carnosas y racimos de flores centrales de colores, la popularizó rápidamente.

CUIDADOS:
A la hora de cuidarla en casa debemos proporcionar a la planta un ambiente húmedo y luminoso, similar al de su origen. Por eso, es importante regarla con agua tibia de forma regular, sobretodo en época estival y en su período de crecimiento, directamente en la tierra sin encharcarla, y nunca verter agua por encima de las hojas ni de las flores, ya que pueden pudrirse. Como todas las plantas que tienen flor, necesitará abundante luz natural, pero hay que evitar siempre un exceso de luz solar directa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior