Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

6 consejos sobre jardinería durante la restricción al riego en tu zona

Tras uno de los veranos más secos, muchas regiones y zonas del país tienen restricciones al uso del agua, entre ellos al riego de jardines, así puedes cuidarlo.

6 tips for gardening during a drought
Elena ElisseevaGetty Images

    Con el caluroso verano que estamos pasando y la escasez de lluvias, la dichosa sequía vuelve a enseñarnos la importancia del agua. Muchas comunidades y regiones (¡incluso en Galicia!) han tenido que poner en marcha planes para sobrevivir a este verano tan seco: restricciones de agua que pueden ir, dependiendo de la zona, desde la prohibición al riego de parques municipales, el cierre de las duchas en las playas o el llenado de piscinas privadas.

    Y en muchos casos hay restricciones al riego de jardines privados. Hay una serie de pautas y trucos que te van a ayudar a mantener tus plantas y tu jardín este verano durante la restricción al riego. Pero aunque no vivas en una zona afectada por estas nuevas prohibiciones o restricciones al riego de jardines privados, son buenos trucos para no gastar mucho agua y ahorrar en la factura a la vez que cuidas el planeta.

    Aunque no puedas usar la manguera para mantener tu jardín cuidado, hay muchas formas con las que puedes proteger tus plantas.

    "Vamos a tener que adaptar la forma en que cuidamos el jardín y la selección de plantas apropiadas será clave para esto", nos explica Rob Crowle responsable de un vivero en Duchy of Cornwall, Inglaterra, donde también están padeciendo este verano serias restricciones al riego por una sequía histórica en el Reino Unido. "Con la sequía convirtiéndose cada vez más en un problema serio, los jardineros debemos adoptar una estrategia de tres etapas: preparación, afrontamiento durante la sequía y manejo de las consecuencias cuando llega la lluvia, lo cual sucederá".

    Echa un vistazo a estos sencillos consejos para mantener tu jardín en verano durante las restricciones de agua.

    1. Ahorra tanta agua como puedas

    Una forma de eludir la prohibición del riego es reutilizar el agua que usas en casa. Si no tienes un bidón lleno de agua de lluvia, intenta ahorrar en el agua de fregar (siempre que no contenga lejía) o de baño trasvasándola a cubos. "La preparación incluye hacer todo lo que puedas para almacenar agua. Haz lo que puedas para ahorrar tanto como pueda en bidones de agua, barriles, cubos de basura u otros recipientes".

    2. Riega por la mañana o tarde en la noche

    Las restricciones al riego suelen limitar el uso de agua al aire libre, pero puedes regar las plantas usando regaderas en vez de la manguera del jardín. Durante el período de sequía, los expertos recomiendan regar las plantas por la mañana o por la noche, mientras aún hace fresco. Regar durante el día significa que el calor hará que el agua se evapore antes de que las plantas puedan absorberla.

    "En medio de la sequía, la atención debe estar en el riego. El objetivo es que las plantas crezcan con un daño mínimo. Se recomienda regar por la mañana o por la noche, ya que hay menos pérdida por evaporación", dice Rob. "El riego por la noche significa que la planta tiene toda la noche para engordar antes de que empiece a perder más agua a través de la transpiración del sol. Por otro lado, es más probable que la tierra húmeda durante la noche atraiga babosas y caracoles".

    David BurtonGetty Images

    3. Riega directamente a la base de la planta

    La mejor manera de regar las plantas es centrarse en las raíces, ya que absorberán la humedad del suelo circundante o del compost. Rob explica: "Rociar la planta de agua puede eliminar el polvo de las hojas, pero no mantendrá la planta hidratada. Lo que se necesita es que el agua penetre profundamente en el suelo. Hará que las raíces sigan creciendo y profundizando en la tierra en busca de agua.

    "Dale prioridad a las plantas que necesitan más agua, especialmente las que han sido plantadas recientemente y aún no tienen un sistema de raíces profundo. Vierte el agua directamente en la base de la planta en vez de regar por encima de toda la planta. Esto es especialmente importante para las plantas de hojas grandes, donde el follaje actúa como un paraguas que desvía el agua de la zona de las raíces".

    Joern SiegrothGetty Images

    4. Riega las plantas lentamente

    Además de hidratar las raíces, Rob aconseja regar las plantas de forma lenta y constante. Durante una ola de calor, riega las plantas profunda y completamente hasta que notes el suelo saturado. Usar una regadera es la mejor opción para esto, ya que puedes dirigirla hacia las raíces.

    "Riega lentamente para asegurarte de que se absorbe todo el agua sin que se deslice o escurra lejos de las raíces. Si algunas de tus plantas tienen hojas amarillentas o secas, déjalas por el momento, proporcionan sombra a las hojas inferiores y al suelo que las rodea, evitando más evaporación", dice Rob.

    5. Añade materia orgánica

    La materia orgánica, incluido el mantillo y la corteza, mejora la infiltración del agua y la capacidad de retención de agua, lo que brinda a las raíces de las plantas y a los organismos del suelo mejores condiciones de vida. Para proteger tus plantas durante la restricciones de agua y riego, coloca una capa de materia orgánica sobre el suelo para mantener húmeda la tierra de tu jardín.

    "Mejora la capacidad de retención de agua del suelo añadiendo una capa de materia orgánica", explica Rob. "Esta no es una solución instantánea, pero el compost bien descompuesto ayudará a conservar la humedad y alimentar su suelo. Cubre el lecho de las plantas con una capa generosa (unos 5 cm)".

    annick vanderschelden photographyGetty Images

    6. No riegues a menos que sea necesario

    Esto puede parecer demasiado obvio, pero siempre debes revisar el suelo para ver si necesita riego. Ahogar una planta en agua, incluso en una ola de calor, nunca es bueno. Los signos de riego excesivo pueden incluir manchas amarillas o naranjas en las hojas, así como una apariencia caída. Es posible que las temperaturas sigan subiendo, pero también es posible que tu jardín no necesite riego todos los días.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de #Sostenibilidad