Disfruta de la belleza de los pensamientos: Cuidados y cultivo

En otoño no todo se vuelve pardo... También es el momento de algunas plantas y flores. Y los pensamientos ocupan un lugar muy especial en nuestros jardines.

Flores: Pensamientos
Getty Images

El nombre científico de los pensamientos es Viola x wittrockiana, perteneciendo a la familia de las violáceas.

Desde el siglo XIX, floristas de Europa del norte cruzaron sus flores obteniendo más de 400 variedades de pensamientos. Son plantas semiperennes y los climas fríos son sus preferidos.

Su floración se extiende desde los primeros días del otoño hasta bien entrada la primavera. De tamaño reducido, no superan los 25 cm, con hojas de un verde brillante, ovaladas y planas, y flores con 5 pétalos aterciopelados y de múltiples colores, suaves e intensos.

Para alargar la época de floración, es recomendable quitar las flores que estén marchitas y cortar las puntas de los tallos. Lograrás que broten nuevos capullos.

Getty Images

Si combinas los pensamientos con petunias y begonias, tus ventanas se llenarán de color.

Cómo cultivar pensamientos

Lo mejor es hacerlo por semilla. La época de siembra es a finales de agosto. Pon el semillero en un lugar resguardado, con sustrato húmedo y a una temperatura entre 15º y 18º C. Cuando germinen pasa a macetas de 10 cm de diámetro. Una vez adultas, ya podrás trasplantar al l jardín o a jardineras.

Cuidados de los pensamientos

Aunque resisten bien el frío, planta en semisombra o a pleno sol, en un suelo rico en nutrientes y a una distancia, entre ellos, de 25 a 30 cm. Procura que la tierra esté siempre húmeda, sin encharcarse y sin mojar los pétalos. Ten cuidado con las plagas: como la araña roja y el pulgón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo