Aprende a plantar y a cuidar la hiedra en interiores y exteriores

¿Tú también eres fan de la hiedra? No nos extraña, porque se trata de una de las plantas con más posibilidades estéticas que existen: desde vestir la fachada de una casa hasta alegrar un pequeño rincón del salón.

Fachada cubierta de hiedra
Getty Images

¿Quién no se ha quedado prendado alguna vez al ver la fachada de una casa cubierta por un manto verde de hiedra? Y ahí, justo en medio, un romántico balcón donde podría vivir la mismísima Julieta.

Porque, admitámoslo, puede que la rosa sea la flor por excelencia en cuanto a amor se refiere, pero el encanto de la hiedra trepadora no tiene rival.

No obstante, su versión en interiores resulta igual de hipnótica, ya que queda estupenda en macetas colgantes o en centros decorados con flores de colores.

Sea cual sea la que elijas, a continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre su cultivo y cuidados, ¡para que crezca sana y hermosa!

CONSEJOS BÁSICOS SOBRE EL CULTIVO Y CRECIMIENTO DE LA HIEDRA

Getty Images

Luz. Las hojas de la hiedra brotan con más fuerza y belleza bajo una luz brillante pero indirecta. De todas formas, la planta se adapta perfectamente a los ambientes en sombra, así que si el clima de tu localidad no es famoso por los días soleados, ¡que no cunda el pánico!

Humedad. La hiedra necesita habitar en un clima húmedo para disfrutar de un crecimiento óptimo.

Temperatura. A pesar de que se adapta bien al frío, la temperatura ideal debería oscilar entre los 12º y 20º.

Crecimiento. Si la dejas crecer sobre una superficie horizontal, puede llegar a extenderse aproximadamente entre cuatro metros y medio de largo por veinte centímetros de altura. Pero si la superficie es vertical, la hiedra puede alcanzar más de quince metros.

CUIDADOS DE LA HIEDRA EN EXTERIOR

Getty Images

La hiedra inglesa es perfecta para los jardines, el único problema es que, si no le prestamos atención, puede extenderse rápidamente y ocupar todo el espacio.

Las claves. Utiliza fertilizantes mensualmente durante la época más fría del año, y asegúrate de podar las hojas con regularidad. Esto cobra especialmente importancia cuando la hiedra trepa por un árbol, ya que puede llegar a bloquear la luz del sol, haciendo que el entorno se vea mucho más sombrío.

CUIDADOS DE LA HIEDRA EN INTERIOR

Getty Images

La opción más segura para todos los novatos, o para aquellos que no tienen demasiado tiempo libre, es cultivar la hiedra en una maceta que permita que sus hojas caigan libremente en cascada.

Lo ideal es elegir una maceta ancha y con poco hondo. Las raíces de la hierra no se entierran profundamente en el suelo, de otra manera no crecerán.

Trucos y consejos. No la riegues en exceso, ante la duda, pulveriza agua por encima. De hecho, lo ideal es pulverizarla tres veces por semana.

PROBLEMAS DE LA HIEDRA

Martin Barraud

Si las hojas se vuelven negras... Demasiado riego.

Si las hojas se secan y se arrugan... Demasiado calor y una humedad escasa.

Si se produce la decoloración de las hojas... Demasiada exposición directa al sol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo