4 porches, 4 estilos: Salones y comedores al aire libre

Disfruta los días de sol, las comidas familiares y los momentos de relax al aire libre, equipando tu exterior con los muebles, textiles y accesorios más versátiles y bonitos.

Porches y jardines: Comedor exterior
Alec Hemer

Un comedor a la sombra

Estilismo: Heather Bullard.
Alec Hemer

Si deseas disfrutar el mayor tiempo posible de la zona exterior, necesitarás evitar la incidencia de los rayos de sol. Para ello, tendrás que usar sombrillas, fáciles de mover y ligeras, pero con una sombra limitada; gazebos, fáciles de instalar y económicos, pero poco resistentes y duraderos. También puedes compras velas de sombreo, baratas y fáciles de colocar. Las opciones más sólidas, pero también las más caras, son las pérgolas y los toldos. ¡Protégete!

Usa bombillas antimosquitos para atrapar los insectos y evitar molestos picotazos.

Cuando cae el sol... necesitarás una correcta iluminación. La mesa debe estar bien alumbrada. Coloca una lámpara colgante sobre ella si está bajo una pérgola o en un porche o luces de pared que incidan sobre la comida sin deslumbrar. La luz tenue resérvala para las zonas de relax, para ello usa balizas, tiras de luz Led, velas o guirnaldas solares.

Salón al fresco

Kenay Home

En función de tu respuesta y del espacio disponible, elegirás unos muebles u otros. Si tienes pensado crear una zona para comidas y cenas, tendrás que poner una mesa y asientos. Compra mejor modelos con alas abatibles, sillas plegables o bancos que se puedan guardar bajo la mesa. Si quieres un espacio para tumbarte y tomar el sol, bastarán unas hamacas y una mesa baja. Y si prefieres una zona de estar, pon sillones, algún puf y una mesa de centro.

Optimiza el espacio con muebles multifunción o con un banco de obra en "L".

Conectada al interior. Fusiona el salón con el exterior para ganar metros y crear un espacio más acogedor. Prolonga el mismo estilo y decoración. El pavimento puede ser el recurso que dé esa continuidad. Si en tu casa reina el estilo colonial, elige tarimas de madera tropical; para ambientes rústicos, piedras, y para estilo clásico, usa la arcilla.

Un comedor rústico en el porche

Hearst

En una terraza, siempre se buscan muebles bonitos y cómodos, pero también que sean resistentes. Al estar en el exterior, se verán afectados por las inclemencias climatológicas. La madera crea ambientes muy acogedores, pero si está mucho al sol, perderá color. Los de fibra natural son muy decorativos, pero hay que limpiarlos a menudo. Los de hierro forjado son resistentes, pero pueden acabar oxidándose. Los de plástico, se limpian rápido y fácilmente.

En las horas de más calor, baja persianas, toldos y estores enrollables. Ahorrarás energía y dinero.

Añade tu sello personal. Los complementos textiles como cojines, menaje, alfombras, son imprescindibles para crear espacios confortables y personalizados. Elige telas de exterior que soporten la humedad y la luz solar. Usa colores claros o pastel para grandes superficies y deja los más llamativos para pequeños accesorios.

Comedor multicolor

Hearst

Para lograr un ambiente a salvo de miradas indiscretas de vecinos o del exterior, busca sencillas y económicas soluciones. Coloca revestimientos decorativos artificiales que actúen como obstáculo visual. Usa vallas de madera, celosías, coloca brezo o mimbre, mallas de ocultación o plantas como la hiedra o bambú. Si tienes vecinos, cubre tu pérgola con árboles o arbustos trepadores, despliega el toldo, abre tu sombrilla o cuelga tu vela. Protege los laterales con cortinas finas y claras.

Combina muebles y textiles de diferentes tonos para dar un aire fresco y alegre.

Respira naturaleza. Abre las puertas de tu terraza y deja que plantas y flores la llenen de vida con su aroma y color. Si tu exterior está orientado al norte, las plantas más adecuadas son las azaleas, hortensias o begonias. Si está orientado al sur, geranios o petunias; al este, lavanda o romero, y si está hacia el sur, planta lavanda, romero o jazmín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Exterior