Decora tu salón sin cometer errores

Junto con la cocina, el salón es la habitación de la casa en la que invertimos un mayor presupuesto. Evitar errores a la hora de decorarlo es un reto fácil de superar. ¿Lo aceptas?

En el salón confluyen dos necesidades: estética —es el centro de reunión cuando invitamos a nuestros amigos a casa— y funcional, ya que es el punto de encuentro de toda la familia. Su decoración, por tanto, debe armonizar diseño y espacio de almacén. El primer paso consiste en observar cada elemento fijo: puertas, ventanas y chimeneas quedan realzadas si se enmarcan con una librería, mientras que un radiador, menos atractivo, se puede camuflar entre estantes bajos.

Analiza los puntos de luz y valora si su ubicación actual se ajusta a la distribución que planeas. Por ejemplo: la entrada de la antena ¿está donde quieres colocar el televisor o en otra pared? La zona donde te gustaría situar una lámpara de pie o un modelo de mesa, ¿tiene cerca un enchufe? En tu futuro rincón de lectura ¿existen un par de tomas extra para que puedas recargar el móvil y la tablet mientras lees sin irte a la otra punta de la casa? Quizá merece más la pena hacer una remodelación de la instalación eléctrica que renunciar a la distribución idónea. Aunque la inversión sea elevada, incluye enchufes de sobra; la tecnología avanza tan rápido que dentro de poco surgirán nuevos productos que, por supuesto, ¡se harán imprescindibles!

Respecto a los muebles, analiza las necesidades que tienes y el espacio disponible. Un sofá cama quizá sea una buena opción si invitas con frecuencia a un familiar que vive fuera de tu ciudad. Si te desbordan los juegos de las consolas con sus correspondientes mandos, tal vez te interesaría una mesa de centro que incorpore cajones. O elegir un diseño con dos sobres, si te gusta tener los números de la revista Micasa a mano para hojearlos. Y, si dispones de alguna pieza heredada, inclúyela: los salones con historias que contar tienen un interés añadido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sofá con chaise

Cuando se trata de un modelo de tamaño XL, como en este caso, una opción es sustituir la mesa de centro por tres de distinto tamaño. Su ventaja: al trasladarlas por separado, se pueden crear diferentes rincones en el salón sin levantarse del asiento. Sofá y butaca, tapizados por Tapiviesa. Mesas, de b.d. Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baldas pintadas en blanco

Baldas. Si quieres que pasen desapercibidas, píntalas en el mismo color de la pared; pero si prefieres que ganen protagonismo, revístelas en un tono en contraste. Ten en cuenta que, al estar ubicadas en el salón, lo que exhibas en ellas tendrá una gran presencia decorativa. De Affari: vespa, figuras de ajedrez; cestas (65 €/3) y taburetes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Librería a media altura

Cuando el salón se encuentra en el centro de la vivienda, con puertas que conducen hacia el resto de las habitaciones, inevitablemente se convierte en una zona de paso. Una librería a media altura con estantes orientados hacia el estar puede crear visualmente un pasillo que potencie la intimidad en el salón. En este caso, 311 Studio diseñó una librería en forma de L que parte desde detrás del sofá y divide los espacios sin frenar el paso de la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ladrillos a la vista

En las casas de construcción antigua, las paredes se hacían de ladrillo. Retirar el enfoscado y dejar a la vista el material original solo en una pared del salón añadirá un juego de texturas. Sobre ella puedes colgar cuadros o figuras, como estas de Fauna Urbana Design.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Butaca clásica

Como su nombre indica, el rincón de lectura solo ocupa una pequeña parcela en el salón. Si quieres concederle más impacto decorativo, elige muebles de estilos diferentes. Este velador industrial sorprende en compañía de la butaca clásica. En PortobelloStreet.es encontrarás diseños similares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Trío de botellas de cristal

Aunque sus dimensiones sean amplias, la mesa debe quedar despejada para evitar que el salón parezca una tienda que oferta sus artículos. La decoración se puede limitar a elementos con poca altura, pero si incluyes alguno vertical -como este delicado trío de botellas de cristal enlazadas con una cuerda- sitúalo en una esquina: el juego de volúmenes resultará más armónico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sofá realizado en obra

La clave para no obstaculizar la circulación consiste en adosar los dos sofás a las paredes. Aquí, uno de ellos se realizó de obra, con una estructura que integra los radiadores y mullidas colchonetas a modo de asiento. Sofá tapizado, de Habitat. Mesa, de Little House. La butaca que cierra
el espacio es de Tierra Extraña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Butaca para dos personas

Este modelo es ligeramente más amplio que una butaca estándar. Con 110 cm de ancho, admite una pareja de lectores simultáneos sin necesidad de organizar un rincón de lectura con más de un asiento. Si colocas dos mesitas auxiliares tipo nido -los modelos que se guardan uno debajo del otro-, cada lector dispondrá de su velador sin ocupar el doble de espacio. Butaca, en 110 x 72 x 96 cm (239 € en Car Möbel).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con butacas de hierro esmaltado

Si quieres delimitar la zona de estar con una butaca, pero sin perder sensación de profundidad, busca un diseño con el respaldo de barrotes. Inga tiene una estructura de hierro esmaltado. Mide 98 x 98 x 98 cm y es de Hamilton Conte Paris.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estantería compuesta de módulos

Libros, revistas, discos compactos... El salón necesita su propio espacio de almacén. Los módulos permiten guardar, pero si además alternas armarios con puertas y estantes, y los escalonas a diferentes alturas, añadirás dinamismo a la pared. En la imagen, estanterías bajas Valje, en 100 x 30 x 83 cm (99 € c/u); combinación Valje de armarios y estantes en blanco y gris con 3 puertas (190 €); y sofá Norsborg con chaise longue (649 €). Todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuadros decorativos en la pared

Las posibilidades decorativas que ofrecen son múltiples. Un único cuadro de gran formato se convertirá en protagonista absoluto, en especial
si la pared esta pintada en un tono que contraste con el marco. Pero una composición como la de la imagen, con cuadros horizontales y verticales, también transformarán una pared desnuda en una zona con encanto. No importa que sus marcos y temáticas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesas auxiliares

Por su tamaño, estas mesas son perfectas para salones pequeños. Además, sus sobres circulares facilitan una circulación fluida; en 60 x 50 cm
y 40 x 43 cm (269 €/el juego). De Bloomingville.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones