Las 10 mejores ideas para decorar el salón

¿Crees que a tu salón le falta estilo, pero no sabes por donde empezar? Con estas diez ideas para decorarlo, verás cómo su imagen se renueva. Te sorprenderá el cambio…

Decorar el salón
Micasa
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ventanas bien vestidas

¿Cortinas o estores? ¿Mejor visillos? Cuesta mucho imaginar cómo quedarán, ¿verdad? Salvo contadas excepciones, las ventanas y ventanales se visten, y es mejor hacerlo bien. Son únicas para elevar el nivel decorativo del salón y lo hacen más acogedor. Nuestro consejo: ver las ventanas de las casas que publicamos y dejarte asesorar en la tienda donde las confeccionen. El largo, su caída, la transparencia del tejido, los colores... Si hay varias ventanas en el salón, como regla general, conviene una confección igual o similar para que el conjunto sea coherente. En este salón, se vistieron con una combinación de estores de distinta opacidad para controlar la entrada de luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un nuevo ambiente

Crea un rincón coqueto donde antes solo había una pared blanca. Será un ambiente más del salón, que puede estar decorado con un estilo diferente. Incluso, podrías realzar esa pared con un papel para destacarlo y convertirlo en punto focal. El nuevo ambiente puede ser solo bonito o bonito y además funcional. En este salón se creó con un miniescritorio con una consola volada, con poco fondo, y un taburete.
Decoración del estudio de interiorismo Masfotogénica. Papel pintado Barcino, de Güell Lamadrid, adquirido en La Mandrágora. Taburete, de Mimub

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cojines que enamoran

Un salón sin complementos es como un jardín sin flores. Los cojines, en concreto, pueden transformar el look de un sofá fácilmente. Entonados, en contraste, lisos, estampados... Un mix en colores pastel o vibrante aporta dinamismo a la decoración. Busca ideas de estilista en nuestra web. Infalible: mezclar cojines en varias medidas. Tapicerías de la colección Elveden, de la firma inglesa Villa Nova, de Grupo Romo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paredes con más interés visual

Las paredes anodinas no aportan nada al salón. Pero con un collage de fotos gana protagonismo. La ventaja de este tipo de composición, donde las fotos se disponen sobre baldas de poco fondo es que puedes cambiarlas cuántas veces quieras, añadir otros complementos... Lo ideal es que alternes fotos de diferentes medidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El poder de las flores

Un secreto a voces en decoración: las flores siempre suman, no restan. Fíjate en los ambientes que firman los interioristas más prestigiosos. Siempre hay flores.
En tu salón, puede ser un arreglo floral imponente o con un aire silvestre y natural. Puede estar en un jarrón y un centro de mesa convencionales o lucir igual de bonitas en un contenedor improvisado, como una jarra o una caja vintage. Si son frescas, perfecto. Si son artificiales, apuesta solo por la de calidad y con buen diseño porque algunas imitaciones apenas aportan, pero sí pueden restar estilo al salón. En la foto, como telón de fondo para las flores, el papel pintado de la colección Clover, de Coordonné

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Iluminación óptima

Seguro que la iluminación general del salón está resuelta con focos en el techo, pero la luz que proporcionan no tiene nada que ver con "crear escenas", según la actividad que realices.
Sería un error iluminar todo el salón, si solo vas a leer o si has invitado a unos amigos y estáis de charla en el sofá. En el primer caso, luz puntual con una lámpara de pie, y en el segundo, luz ambiental con lámparas de sobremesa. Si además quieres iluminar como un decorador, recurre a la iluminación de realce. Es aquella que destaca un cuadro, una obra de arte, un revestimiento con textura... Si tienes una librería en el salón, recuerda también iluminarla. Arquitecto, Antonio Guzmán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Crear un ambiente apacible

El salón es un lugar de encuentro, en el que todos se sienten cómodos. Está bien pensar en los demás, pero sin renunciar a la personalidad y gustos propios en la decoración, porque entonces se dejará de sentir el salón como propio. Decorar con piezas evocadoras, como el barco de este salón, o con un significado especial, siempre nos hace sentir bien. Muebles y complementos, de la firma Laura Ashley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Imagen impecable

El orden es condición imprescindible en la decoración del salón. Sí es verdad que se puede decorar creando un efecto de aparente desorden, que aporta naturalidad, pero siempre sería aparente. Cada objeto, en realidad, se dispone para aportar estilo al ambiente. Y si hay algo que ocultar, se oculta tras la puerta de algún mueble. En el caso de estanterías repletas de libros, es necesario ordenarlas cuidadosamente. También funciona dejar algunos huecos y alternar los libros con piezas deco y fotografías, con el objetivo de aligerar el peso visual. En este salón, la pared llena de libros no resulta tan recargada con el tramo intermedio, en blanco, que alberga la chimenea. En primer plano, sillón de ratán, de la firma Affari.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión de estilos
Micasa

Apuesta por mezclar muebles y complementos de ayer y hoy. ¡Sin miedo! Es tendencia combinar diseños actuales y nórdicos con piezas vintage, shabby y country. Para acertar busca puntos en común entre ellos, como en este salón donde los asientos con tapicerías rojas armonizan con la butaca Barcelona en cuero marrón. Y si no los encuentras siempre puedes dar coherencia al conjunto cambiando el color de algún mueble o con los cojines, los detalles de la mesa de centro o la alfombra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La decoración por parejas

Jugar con la simetría y la repitición es uno de los recursos más utilizados por los decoradores. Por algo será. Es habitual encontrar dos lámparas sobre un aparador, dos cuadros, dos jarrones... ¿Qué sucede cuando no se abusa? Pues que se fija la atención de inmediato sobre las piezas. En este salón, son dos mesas de centro idénticas que, además, no suponen un obstáculo para la circulación en la zona de estar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones