Inspírate en estos 20 salones decorados en blanco

Toma nota de estos consejos para decorar tu salón en blanco y que el resultado tenga estilo propio, que no quede soso ni aburrido.

salon blanco
Paulina Arklin Blog

    Quien diga que un espacio decorado todo en blanco carece de personalidad está de lo más equivocado. Atreverte a hacer esto ya demuestra que eres capaz de arriesgar y, con nuestra ayuda, acertar de pleno en tu decoración. Sea cuál sea el estilo de decoración que te guste, seguro que hay un salón decorado en blanco que te inspira a decorar el tuyo.

    Aunque sea un color propio de los estilos minimalistas, hay muchas formas de adaptarlos para crear espacios más cálidos y hasta con aires rústicos. Si eres de las personas que buscan darle un toque diferente a la decoración de sus estancias, así tiene que ser tu salón.

    Por qué decorar tu salón en blanco

    Si necesitas motivos para convencerte de ello, aquí te los dejamos:

    • Porque son estancias muy luminosas: el blanco siempre va a ser tu mayor aliado cuando buscas darle luz a una estancia. ¡Imagina si todo está decorado en ese color!
    • Puedes adaptarlo a cualquier estilo: nórdico, romántico, industrial... Puedes adaptar el total white a tu estilo de decoración favorito sin ningún problema.
    • Son espacios que crean una mayor amplitud visual: es ideal para las estancias más pequeñas.
    • Puedes combinarlos con cualquier elemento: en el momento en el que te apetezca poner algo de color, podrás hacerlo sin ningún problema manteniendo la base blanca.

      El color blanco siempre es tendencia, una color atemporal que nunca pasará de moda y que se presta dúctil a ser el protagonista de cualquier estilo de decoración, desde los de aires más clásicos a los más modernos y minimalistas. Apostar por él como color principal en la decoración de la estancia de reina de la casa, el salón –empezando por paredes y techo, incluso el suelo, y las piezas de mobiliario principal– aportará sin ninguna duda luminosidad y frescura a la zona de estar, favoreciendo una sensación de amplitud y generando un ambiente de salón blanco cálido y sereno.

      El blanco no es un color plano

      Blanco, sí, pero... ¿qué blanco? Te sorprendería saber cuántos matices de blanco hay. Haz una sencilla prueba: coge varias prendas de ropa blanca que tengas. Una camiseta, una camisa, un calcetín y hasta una sábana. Y ponlas juntas, una sobre otra. ¿A que ninguna tiene la misma blancura, el mismo punto de luminosidad? Y no sólo por el uso que tengan las prendas sino porque blancos, hay muchos. Y lo mismo ocurre en decoración. Muchas firmas de pinturas, por ejemplo, además de la clásica carta de colores, tienen cartas específicas de blancos. Una base blanca rota con toques de otro color, lo cual consigue blancos que engaman con los arena (con toque de amarillo), o con los piedra (con matices grises), juego blanco y azul... o con cualquiera. Y también dependen de la luz que reciban, según la intensidad, la hora del día, si es artificial o natural, etc. y cada blanco se comportará de una manera mostrando variaciones.

      Combínalo con acierto

      Esa es la ventaja principal del blanco: queda bien con todo. Y todo es todo. Con cualquier material, como la madera, con la que triunfa en ese maridaje blanco+madera tan nórdico; con las fibras naturales, tan mediterráneo; con los metalizados –genial el efecto vintage con toques dorados–... Y, por supuesto, con todos los colores. Ya sea en fuerte contraste, como con el negro, un dúo black & white clásico, ejemplar y eterno; o con tonos block, muy al estilo Mondrian; con los pasteles, los tierra, los azules en look marinero... ¡Con todo! Pon luz en tu salón y lánzate a la conquista del blanco.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      1
      Blanco y madera
      Pinterest

      Un buen ejemplo de que el blanco admite todos los estilos, en este caso también el rústico. Y lejos de parecer una estancia fría, se crea un espacio cálido y acogedor.

      2
      Pequeños contrastes
      Delikatissen

      Un ejemplo claro de una base blanca con pequeños elementos en diferentes tonos y materiales para resaltar. ¿La clave? Elegir los estampados que contengan también el blanco para mantener la unidad.

      3
      Total white
      Paulina Arklin Blog

      Un salón de estilo industrial que rebosa personalidad con los toques tribales. Una mesa baja de centro es la encargada de presentar el contraste entre el suelo, la pared el techo y el sofá.

      4
      Pared protagonista
      Posterstore

      A unas base blanca, creada por la pared, el sofá y la alfombra, se le añade una pared con cuadros en blanco y negro que, sin duda, crea el efecto personal que buscamos.

      5
      La clave está en los complementos
      Nuria Serrano

      En este salón totalmente en blanco (no te pierdas el ANTES), las plantas, los cojines y los muebles auxiliares en madera y fibra, crean el contraste perfecto para darle dinamismo a una decoración que partía del blanco absoluto.

      6
      Neutros
      Bossa

      El juego del blanco, beige y gris crea un efecto de amplitud visual enorme. Aquí se juega con el negro para crear contraste y profundidad a la sala.

      7
      Blanco y azul navy
      IKEA

      Decorar con estilo marinero es fácil, el dúo blanco y azul es fundamental. Así que haz un pequeño cambio en los textiles (cojines, funda de sofá, alfombras de verano frescas...) de tu salón y como por arte de magia te sentirás navegando por el mediterráneo. Con un par de adornos marineros ya habrás creado el escenario ideal.

      Sofá, modelo Färlöw, 649 €; silla de ratán, modelo Agen, 40 €, y vitrina de acero azul y cristal, modelo Fabrikör, 149 €. Todo de Ikea.

      8
      Combina el blanco con colores intensos
      Hearst

      Para contrarrestar la sensación de frialdad e impersonalidad que en ocasiones puede generar el total white, introduce una única pieza decorativa en color, como un cuadro en tonos fuertes, que contrasten con el predominio del blanco. Una propuesta sofisticada y con personalidad. Salón de Alacre Interiorismo con mesas auxiliares, modelo Nuvola, diseñado por Piero Lissoni para la firma Porro; sofá de Minotti y cuadro, obra del artista Peter Halley.

      9
      Fuente de luz
      DR

      Con los ventanales a un jardín que tiene esta casa el verde se cuela en los interiores, vestidos en tonos claros marcados por el sofá blanco y la alfombra de estilo bereber. Las butacas de mimbre y madera teñida de negro ponen el justo punto de contraste.

      10
      Un toque de sorpresa
      room, interior design, wall, floor, furniture, orange, office chair, shelving, flooring, home,
      DR

      En este caso, la butaca naranja, en sintonía con los cojines que animan el sofá con funda de loneta blanca. Y, todo lo demás, con la claridad impoluta como bandera: la alfombra, la mesa de centro, el mueble aparador. Es un ambiente de Ikea.

      11
      Tan natural y fresco
      Kave Home

      Este ambiente, de Kave Home, rinde homenaje al estilo mediterráneo. Todo respira naturalidad y encanto, con los muebles de obra muy típicos en el look ibicenco, combinados con con las colchonetas y cojines en tejido natural blanco que componen los sofás. El resto, madera clara y fibras naturales. ¡Perfecto!

      12
      Una pieza en blanco como base neutra perfecta

      El blanco encaja perfectamente con cualquier tendencia, material y textura. Un sofá blanco como elemento central y neutro del salón es ideal y si optamos por la madera para el resto de muebles, el resultado será muy cálido. Salón de estilo nórdico, de Três Studio.

      13
      Color en las paredes de un salón blanco

      El blanco es un color que se puede emplear en cualquier estilo de decoración: clásico, moderno, minimalista, etc. Combina piezas de estilos diferentes y utiliza tonos de otro color para los revestimientos. En este caso, la pared que separa la zona de estar de la escalera se revistió con un papel estampado, de la firma Romo. Silla Plastic Side Chair, de Vitra.

      14
      Luminosidad en el salón
      DR

      El blanco te permitirá sacar el máximo partido al espacio y te garantizará ambientes suaves llenos de frescura, simplicidad y elegancia. Todo es de La Oca.

      15
      El blanco transmite amplitud y limpieza

      Si tu salón tiene un tamaño reducido, apuesta por el blanco para todos los muebles: aporta una mayor sensación de amplitud y luminosidad. Las piezas son de Ikea.

      16
      Diferentes gamas del blanco para el salón

      Existen diferentes tonalidades del blanco: blanco roto, blanco hueso, crema, etc. Opta por uno de estos tonos en algunas piezas del salón; el blanco roto, por ejemplo, transmite más calidez y resulta más fácil de combinar con otros colores, mobiliario u objetos. Salón al completo de Maisons du Monde.

      17
      El blanco es ideal para espacios abiertos

      El blanco es una buena opción para separar espacios diáfanos que integran varios ambientes, como en el caso de este salón, comedor y cocina. De venta en Ikea.

      18
      Muebles blancos que aportan luminosidad

      Los muebles modulares en blanco ponen un toque de modernidad al salón gracias al acabado lacado mate combinado elegantemente con detalles en chapa de roble. Colección QU, de venta en Portobello Street.

      19
      Un ambiente de serenidad gracias al blanco
      Hearst

      Al ser un color relajante y que transmite calma, decorar el salón en blanco es una opción muy recomendada para personas inquietas que busquen una sensación de orden y equilibrio a su alrededor. Salón de Maisons du Monde.

      20
      La versatilidad del color blanco

      La colección Bauhaus, de estética depurada, permite combinar a la perfección el diseño moderno y la tendencia mas vanguardista, con el toque de distinción y originalidad que caracterizó en su momento a la estética propia del movimiento artístico del mismo nombre. Piezas de venta en PortobelloStreet.es

      Publicidad - Sigue leyendo debajo