Ideas para decorar un salón comedor campestre

¿Cómo decoro el salón-comedor de mi casa de campo? Te mostramos las piezas que no te pueden faltar para recrear un ambiente campestre, actualizado con notas de color desenfadadas. Recibe a amigos y familia o disfruta de la estancia principal de la casa con muebles que se adaptan a un estilo natural y cálido.

image
1 de 12
El salón de una casa de campo

El salón de esta casa de campo, decorado por Anabel Alegre, cuenta con los elementos imprescindibles en cualquier interiorismo campestre: muebles en madera, vigas y elementos arquitectónicos vistos, piedra y colores suaves. Este ambiente opta por el sosiego en los acabados. Para actualizar el conjunto, introduce notas en colores, sin prescindir del acabado en madera natural y tonos blancos y neutros. Las texturas también enriqucen. ¡Mezcla!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Una zona de estar con muchos asientos

En la zona de estar, mejor alrededor de una chimenea, sofás cómodos y mullidos, acompañados de muchos cojines (dan sensación de confort), y otros asientos auxiliares como una butaca. Un buena opción para introducir color. Esta butaca de fibra en verde mint es de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Madera natural de aspecto tosco

¡Siempre funciona! Un tronco de madera natural encaja en este tipo de decoración, en las patas de una mesa, en un banco, en peldaños, en la pared Inspirado en la naturaleza, este taburete cuida su diseño pero mantiene el acabado tosco de la madera la natural. Un recursos que encaja en el estilo campestre y de montaña. Taburete, de Bloomingville.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Cestas para guardar

Tanto si es la primera residencia como una segunda vivienda a la que escaparse los fines de semana y en vacaciones, los muebles multifuncionales resultan prácticos. Estos baúles de fibra te permitirán guardar mantas y edredones en su interior al tiempo que decoran. Son de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Abrigadita y decorativa

Sobre el brazo de un sofá, siempre disponible para echárnosla por encima cuando baja la temperatura. Las mantas y colchas tipo patchwork o de punto grueso en ochos son perfectas para una casa de campo. Manta, de Cath Kidston.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Alfombra de fibra

Las alfombras visten, delimitan ambientes y caldean el suelo, además de amortiguar los ruidos y contribuir a que, en general, la estancia parezca más confortable y cálida. Manténlas en verano y en invierno. Las alfombras de fibra son atemporales. Ésta es de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Elementos cotidianos como objetos de decoración

En la decoración de una casa de campo, objetos utilizados en la vida cotidiana para las tareas diarias se conviertes en objetos deco, que acercan a las costumbres campestres más tradicionales. Aperos de labranza, cestos, sombreros de paja... Recupera un capazo para almacenar la leña, como revistero o para organizar las mantas. Es de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
El comedor de una casa de campo

Un rincón muy confortable que se organiza alrededor de una mesa amplia en la que reunir a la familia y a los amigos para disfrutar de su compañía y una buena comida o cena. Es imprescindible una mesa confortable en madera y sillas. Si son de un material rígido, pon un cojín en cada una, incluso una manta doblada en el asiento y respaldo que mulla la superficie. La iluminación es fundamental: cálida y tenue, que no deslumbre. Coloca una lámpara de techo sobre la mesa pero completa con iluminarias de sobremesa o suelo alrededor. Si además tienes la posibilidad de que el comedor se oriente o quede cerca también de una chimenea, el éxito de la velada está asegurado. Imagen, de Car Möbel. Para completar, fijáos en el efecto de la alfombra de fibra y el agradable toque fresco de los arreglos florales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
La mesa

La mesa de campo perfecta es de madera. Las de acabado natural, lavado son las que están en plena tendencia. Pero también puedes recuperar una antigua y decaparla o pintarla en un color, acorde con la decoración. Con las que combinan madera y metal, con cierto aire industrial, también conseguirás el efecto adecuado. Mesa, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Las sillas

Las licencias son mayores según gustos y el estilo que quieras que predomine en el ambiente. PUedes optar por sillas más clásicas, otras de inspiración nórdica o, incluso, más actuales, para contrarrestar. En un término medio, las de madera y/o fibra encajan en un comedor campestre. En blanco, negro, madera o color. Atrévete a combinarlas. La de la imagen es de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Banco corrido

También puedes sustituir algunas sillas por un banco corrido o colocarlo junto a la mesa como asiento auxiliar para recurrir a él cuando os reunáis muchos a comer. Los bancos son recurrentes cuando no hay espacio suficiente. Se guardan debajo de la mesa y al no tener respaldo son más ligeros visualmente. Si la mesa está adosada a una pared, es una solución de asiento apropiada. Ten en cuenta que también es algo más incómodo al no poder apoyar la espalda. Para solucionarlo, ubícalo junto a una pared e incorpora algunos almohadones. Banco, de Bloomingville.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Lámparas

Con ellas puedes actualizar un conjunto más rústico. Escoge diseños industriales, que se llevan muy bien con el estilo campestre, o bien opta por algo más arriesgado. En la imagen, lámparas de techo: a la izquierda, de Kare, a la derecha, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones