Ideas para actualizar tu comedor

Para la cultura mediterránea, el acto de comer es tan importante que requiere un espacio propio. Te mostramos los estilos que son tendencia e ideas para que el comedor se adapte a tu forma de vida.

Podemos prescindir de un vestidor de película o de un tocador de ensueño. Pero todos necesitamos un lugar donde colocar el plato y comer sin prisa. El concepto de comedor, aunque no exista como una habitación independiente dentro de casa, es una necesidad funcional, además de decorativa. De ahí que la pregunta habitual "¿dónde pongo el comedor?", quizá debería sustituirse por "¿qué hago yo cuando como?" Partir de nuestro estilo de vida supondrá un éxito.

Por ejemplo, una pareja que suele ver la televisión tal vez no necesite un comedor en el estricto sentido de la palabra. Una mesa de centro con el sobre elevable les permitirá comer en el sofá, disponer de más espacio para la zona de estar y, de paso, ver la pantalla de frente, sin que ninguno de los dos tenga que girar la cabeza. Nada que ver con aquellos que una vez a la semana invitan a los amigos a cenar a casa. En ese caso, el comedor requiere una mesa independiente. Las redondas facilitan la circulación alrededor, para esos momentos en los que se deambula de un lado a otro antes de sentarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pinceladas verticales

Entre los efectos que consiguen los papeles, destacan aquellos que, con motivos geométricos, modifican la percepción del espacio. Las rayas de la colección Tamaris, de Camengo, transmiten la sensación de que la pared crece y, por tanto, el comedor parece más alto.

Los brochazos dan un toque informal a la elegante combinación de colores gris y blanco. Papel (72,20 €/rollo). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Inspiración nórdica

Basta una ojeada para entender aquello de "los colores oscuros son más pesados visualmente". La alfombra y las sillas marrones se convierten en una base sólida que sostiene la mesa y las lámparas blancas, luminosas y más ligeras.

De Ikea: sillas Esbjörn (89 € c/u); alfombra Stockholm (179 €); mesa Brujusta (199 €) y lámpara Jära (6,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Solo o acompañado

Esta mesa de Car Möebel es ideal para un single. Con el sobre plegado, se adosa a la pared como si fuera una consola para comer en solitario. Pero cuando vienen invitados, se convierte en una mesa circular. En 77 x 55-110 x 110 cm (339 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colores a tono

Cada silla de este comedor es de color diferente, pero al coordinar con los muebles, resulta armónico. La azul combina con el aparador; la blanca, con la mesa; la negra con la cenefa a rayas de la pared y la roja, con la lámpara.

De La Oca: sillas Sangermain (98 € c/u);  mesa Finland, en 120 x 76 x 74 cm (278 €); aparador Lunch (1.545 €) y lámpara (99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un arcoiris de sillas

¿Sabes por qué este comedor resulta alegre y dinámico? Las interioristas de Gunni & Trentino Contract, Cristina de Vicente y Sandra Fernández, eligieron sillas del mismo modelo pero en diferente color. Las vimos en el espacio Barquillo 12, de Oikos, en la última edición de Casa Decor Madrid.

Sillas Softshell y mesa Em Table; todo, de la firma Vitra. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con historia

Aquellas antiguas mesas de cocina, con estructura de madera y sobre de cinc, vuelven a estar de moda. La pintura con efecto envejecido evoca el paso del tiempo.

Los taburetes, sin respaldo, permiten apreciar mejor el diseño de la mesa; de la firma Nordal, en 151 x 91 x 77 cm (719 € en Car Mobël).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una combinación audaz

¿Qué tiene que ver una mesa rústica con sillas industriales y un taburete retro? En apariencia, nada. Sin embargo, el color blanco unifica todo el comedor e integra la vitrina.

La lámpara de araña pone la nota de elegancia. Mesa Colette (desde 489 €), sillas Cross (132 €) y metálicas Callaway (129 €); taburete (84 €); vitrina (1.022 €) y lámpara (85 €). De La Oca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara colgante

Una delicada combinación de lágrimas y flores de cristal. La lámpara Campiña Chic añadirá prestancia a un comedor rústico sin perder su esencia (125 € en La Oca).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mi mesa crecedera

Una opción ideal para invitar a los  amigos. Esta mesa solo mide 120 cm de diam., pero incluye dos tableros extensibles que la alargan hasta 240 cm (899 € en Car Möbel).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Adosado a la cocina

Para que la zona de estar quedase más amplia, el comedor de esta casa se situó en el paso de la cocina al salón, con la mesa adosada a la pared. Mesa y sillas Vilmar (29,99 € c/u), de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un rinconcito para dos

Allí donde el espacio mengua, el ingenio aumenta. Las casas no siempre tienen el tamaño adecuado para organizar un comedor amplio. Pero en todas existe alguna zona en la que se puede colocar una mesa XS y un par de sillas.

En este caso se ubicaron en el paso entre el recibidor y el salón. La mesa, de 75 x 75 x 75 cm, no obstaculiza la circulación, y al estar situada junto a la ventana, recibe una iluminación natural extra que potencia su importancia decorativa (329 € en www.car-moebel.de).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entre ramos de flores

Es como vivir en un jardín a salvo de las inclemencias climáticas. Pero ¡cuidado! Los motivos muy llamativos recargan el espacio. Empapela solo una pared y combínala con pintura a tono. Papel modelo Shabby Chic, de Pip Studio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si el tablero es pequeño

Hazte con un mueble auxiliar que te ofrezca una superficie extra sobre la que colocar el pan, el agua o el frutero. Busca un diseño ligero: ten en cuenta que deberás acercarlo a la mesa en cada comida y retirarlo cuando termines para que no obstaculice el paso.

Esta mesita incluye una bandeja; en 66 x 45 x 76 cm (149 € en www.car-moebel.de).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Con qué vistes la mesa?

El mantel es la opción habitual. Pero si quieres lograr un ambiente moderno, recurre a individuales. Los lisos en blanco son una opción segura, ya que coordinan con vajillas tanto estampadas como monocromas.

Este juego de la firma Rivièra Maison incluye dos individuales, un par de servilletas rosas y servilleteros con mariposas (34,94 €). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tradición renovada

Las sillas con asiento de mimbre son un clásico en los comedores de las casas de campo. La diferencia radica en la gran mesa de madera: si se hubiera dejado en acabado natural, potenciaría el estilo rústico, pero al pintarla en blanco, el comedor adquiere un aire más sofisticado.

Mesa, de Meridiana. Las sillas se adquirieron en una cestería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un acogedor aire british

La decoración del comedor va más allá de los muebles. Las paredes que lo rodean son básicas a la hora de lograr una atmósfera concreta en el ambiente. Los papeles pintados consiguen efectos llamativos.

Los platos del modelo Porcelain nos hacen sentir que estamos en casa, protegidos y cómodos (173 €/ 6 m en www.estherandmartin.com). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué acabado prefieres?

El aluminio pintado de la silla Walker, de House Doctor (213 €). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mi silla de madera

En roble del sillón Shangai (125 € en El Corte inglés).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mi diseño escultórico

Las patas en forma de aspa estilizan la mesa Spartan, de Moycor; en madera de mindi, mide 160 x 90 x 78 cm (471 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un pequeño bodegón

Con piezas de tu cristalería puede ser tan decorativo como un jarrón. Copa (27,20 €) y botella de vino (118 €) modelo Primavera, de la firma Vista Alegre. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones