Un salón que evoluciona

Tu hogar va a pasar por diferentes fases, como tu propia vida; por eso debes amueblarlo con sentido común y visión de futuro, para que evolucione mejor. Te mostramos cómo un mismo salón puede adaptarse a tres situaciones muy diferentes: vivir solo, en pareja o con niños.

image
1 de 9
Vivir sola

Quizás no necesites tener un comedor formal; así que convierte la mesa en una zona de trabajo e independízala del salón con una librería sin trasera. En esta etapa es fácil que acumules papeles, libros o discos casi sin darte cuenta, por lo que se hacen imprescindibles zonas de almacenaje: las estanterías serán tus mejores aliadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Vivir sola: Zona de estar

Cuando vives sola precisas de menos muebles: un único sofá, una butaca y una mesa serán suficientes para equipar el estar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Vivir sola: Mantener el orden

Coloca en el salón una librería para guardar tus libros, CD y DVD. En La Oca (desde 341 €). En la zona de la entrada, opta por situar un módulo de almacenaje en el suelo que, en un futuro, podrás colgar en la pared. Muy parecido es el modelo Odda; (49,95 €) en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Vivir en pareja

La vida en pareja exige renunciar a parte de tu espacio para cedérselo a la persona que llega. La transformación del salón viene dada por un cambio en la distribución de los muebles de almacenaje, ahora para dos. En este caso, la estantería de la entrada pasa del suelo a la pared, para situar debajo una nueva mesa de estudio, mientras que la librería del salón se traslada para albergar el televisor. Junto a ella, el módulo sin trasera que dividía ambientes ahora completa la zona de estar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Vivir en pareja: Zona de estar

Amplía la zona de asientos con un nuevo sofá de dos plazas; similar a éste es el modelo Xale, de La Oca (1.127 €). Entre los asientos, sitúa una práctica mesa auxiliar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Vivir en pareja: Escritorio

Ubica la nueva zona de trabajo en el recibidor, junto a la pared, para dejar paso libre. Opta por un modelo sencillo, que ocupe poco espacio; con unos caballetes y un sobre de cristal, será suficiente. Traslada la silla del comedor a la nueva mesa de trabajo. Prueba con el modelo Nils, de Ikea (79,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Vivir en pareja con niños

Con la llegada de los niños, el salón sufre una nueva reestructuración, ya que necesitan un lugar para jugar. Todo espacio resulta escaso para ellos y, a la vez, hay que velar por su seguridad. Por eso, la mesa de centro se ha sustituido por un puf de cantos redondeados, que evita posibles golpes con las esquinas. Y para ampliar su espacio de juegos, desplazamos la zona de trabajo hacia el salón, por si quieren entretenerse en el suelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Vivir en pareja con niños: Comedor

Deja a los niños la mesa de comedor para jugar; allí podrán sentarse y realizar sus dibujos o sus primeros deberes. Como con las sillas del comedor no llegarán a la mesa, elige una trona crecedera y adáptala a su altura. Esta es el modelo Tripp Trapp, de Stokke (182 €) en Prénatal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Vivir en pareja con niños: Mantener el orden

Y para que el salón esté siempre en orden, asígnales un juguetero. Similares a éstos, en Babyroom (203 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones