Las mesas de centro forman parte de nuestro estilo de vida en el salón, pero ¿sabes decorarlas?

En ellas dejas la taza de café los días de fiesta y las copas cuando quedáis en casa.

Mesa de centro con letras
Angélica Heras / HEARST

Las mesas de centro son un punto de encuentro en tu vida, y aquí te contamos cómo ponerlas guapas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 ¡Más madera!
Hearst

La calidez de la madera aporta al ambiente ese toque acogedor que hace que no quieres estar en otro sitio.

Para lograrlo, no es necesario recurrir a una mesa realizada en este material. Bastará con una composición a base de piezas de madera natural: portavelas, candeleros, cajas…

Aquí, además, se añadió un fanal de cristal cuya soga armoniza con el conjunto, expuesto sobre una bandeja que recuerda las tablas de cortar de la cocina.

Es una idea de la empresa de home staging HS Decor. La mesa con sobre de cristal es de Vical Home.

2 Jarrones por duplicado
Hearst

Las mesas de centro con sobre de espejo tienen el don de reflejar la luz y duplicar los elementos que coloques sobre ellas.

El interiorista Víctor Zorita, del estudio Backsteen, decoró esta mesa con pocas piezas para no recargarla y eligió materiales etéreos, como esta pareja de jarrones de cristal con flores. Junto a ellos aparece un personaje muy actual, la langosta dorada, y su parte inferior se refleja en el cristal para que puedas verla en 360º.

Encontrarás animales similares, en PortobelloStreet.es. Mesa, de Borgia Conti.

3 ¡Qué buen tono!
Hearst

Decora la mesa de centro con elementos diferentes y un único color como protagonista. Sí, ese que es tu favorito.

Fíjate en esta imagen y en cómo los complementos —en materiales distintos y con texturas lisas o rugosas— logran dar dinamismo a una composición basada en el color azul. Juega con el espectro cromático de la gama y alterna celestes, índigos, cobaltos… Nadie como ellos para dar sensación de frescura al ambiente.

Mesa de centro con sobre blanco realizada a medida por un herrero. Jarrones de cristal, de Guáimaro. Cactus de cerámica, de Kenay Home.

4 Sobre una base mullida
Hearst

Ese puf sobre el que estiras las piernas se puede convertir en una mesa de centro.

El interiorista Jordi Vayreda eligió este modelo, gris y ancho, que permite colocar en la superficie una bandeja de madera —ya sea redonda, rectangular o cuadrada— que, a su vez, se decora. ¿Y con qué? Con los complementos que prefieras. Una apuesta segura son aquellos que transmiten la sensación de que estamos en un salón vivido, como tazas de café, portavelas o jarrones que dejan a la vista los tallos de sus flores.

Puf, de BD. Bandeja de madera, de Compagnie Française de l’Orient et de la Chine.

5 De estilo industrial
Hearst

¿Y qué hacer si el sobre de la mesa ya está decorado? Mantenerlo despejado para que nadie pueda dejar de mirarlo. Como en este caso, en el que la mesa de chapa reciclada hace más divertido el salón con su potente color, en la misma gama de la pared de ladrillo.

Decórala con piezas ligeras, como el jarrón de cristal transparente que no impide la visión de la superficie. Un tip útil para copiar es que las flores amarillas hacen juego con el mueble de la tele, al fondo.

Encontrarás una mesa similar, tipo loft, en Maisons du Monde.

6 Filosofía sostenible
Hearst

Las mesas realizadas con palés de madera llevan implícito un mensaje: reciclar para salvar el planeta.

Este modelo, diseñado por la arquitecta de interiores Lucía del Barrio Pérez del Molino, se ha completado con un sobre de cristal y ruedas.

Su estilo, fusión de industrial y rústico, armonizará con una decoración como esta, una rama de madera blanqueada y una bandeja de diseño étnico en acabado cobre, de Los Peñotes.

7 Jugar al contraste
Hearst

El éxito en la relación entre una mesa de centro y su decoración, puede basarse en potenciar las diferencias, ya sea de forma o color.

Aquí, por ejemplo, las líneas rectas de la mesa se suavizan con los portavelas sinuosos, de formas redondeadas. Aunque el material en ellos es común, la madera, los candeleros lacados en rojo y naranja añaden color y te alegran el día.

¿El plus de estilo? El guiño cromático a los libros en la estantería, en los mismos tonos.

Mesa de centro con cajones y compartimento, de Car Möbel (249,90 €).

8 Tu colección
Hearst

Cajitas, jarrones, figuras de cristal… Saca a la luz esos detalles decorativos que te apasionan con una composición monotemática.

El Studio BMK lo hizo en esta mesa triangular, de Maisons du Monde, con esferas de cristal. Al colocarlas en portavelas de alturas diferentes, se aprecia mejor cada una de ellas.

Son de Anmoder, como la cajita azul de cerámica.

9 Más de una
Hearst

Tener varias mesas de centro plantea la duda: ¿se deben decorar todas, alguna o ninguna?

Cualquiera de las opciones es válida, siempre que haya un nexo entre ellas o con el resto del salón.

El estudio Deleite Design aquí solo decoró dos de ellas con jarrones de cristal y flores, tanto reales como en forma de motivos.

Mesas, de Muuto y Zara Home.

10 Reivindica las curvas
Hearst

Las mesas nido se encajan unas debajo de otras, pero en este caso, su peculiar diseño sinuoso parece ensamblarlas, a modo de puzle, como si las tres piezas fueran una sola.

Resulta muy llamativo el color de dos de sus sobres, en azul y amarillo. La interiorista Ángela Sanz, de MA+Uno, las decoró solo con tres cuencos cuyo interior esmaltado armoniza… ¡con los cojines del sofá!

Mesas parecidas, en DomésticoShop.

11 Con un nexo en común
Hearst

El material, la forma o el color pueden ser ese hilo conductor que unifique los elementos decorativos de una mesa.

Aquí se optó por el acabado dorado en tres piezas que forman entre sí un triángulo: una pareja de piñas y un portavelas de diseño geométrico en metal y cristal, de Bconnected; un trío de lujo que es tendencia y actualiza la decoración del salón.

Interiorismo, de Natalie Philips, del estudio NP Interiors.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones