Cómo decorar el salón en invierno para crear una cálida zona de estar

Claves para conseguir que tu zona de estar sea más cálida y gustosa. ¡Qué calentito!

Casa de campo
José Luis Hausmann

Un salón acogedor y envolvente... ¡qué sensación más placentera! ¿Sabes cómo llenar el tuyo de encanto para disfrutarlo sola o acompañada? Te damos las claves para crear una zona de estar cálida y confortable en el salón. Sofás súper cómodos, flores, telas calentitas y detalles decorativos para pasar un invierno calentito en tu casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mostaza: buen aderezo
Hearst

Es una descarga de optimismo. En este salón, de La Redoute, el mostaza tapiza el sofá y se acompaña de complementos en gris-verdoso, que le van muy bien. Y otro top que triunfa: los cojines de pelo largo y la alfombra a juego. ¿Hay algo más delicioso que ese tacto mullido al pisar descalzo?

Colores empolvados y tierra
Hearst

Si quieres crear una atmósfera ultra acogedora en tu salón, opta por tonos suaves pero con carácter. Como el rosa palo que "pinta" la pared y el sofá, y compleméntalo con tonos neutros y tierra -gris, caldero o mostaza-, que en este ejemplo dan viveza a los cojines, la manta o la alfombra. En cuanto a los textiles: lino, algodón, chenilla... acarician y abrazan.

Coordinados de cuadros y rayas: ¡lo más!
Hearst

Es un recurso de primera a la hora de animar un espacio frío o anodino. Los textiles estampados crean un punto focal alrededor del cual gira el resto de la decoración. En este salón se han seleccionado telas de la colección Windsor, de Camengo: de cuadros para tapizar el sofá, coordinada con cojines de rayas en los mismos colores. El resto de muebles, en madera, y la alfombra y cortinas blancas ponen el contrapunto tranquilo, para evitar una sensación de abigarramiento. ¿El resultado? Un conjunto vivísimo que sube los grados ambientales.

ESTOR + CORTINA
Las ventanas se visten con esta doble opción, para añadir calor y un plus de estilo.

Destellos dorados y geometrías
Hearst

Nada como el color oro o el cobre para elevar la temperatura en cualquier ambiente. En pequeñas dosis, ambos ponen chispa y brillo solar. En esta área de estar, decorada por Maisons du Monde, tanto la lámpara metálica como la mesita auxiliar, con acabados en dorado-cobrizo, añaden la nota diferencial. También los estampados geométricos: alfombra, manta y pared aportan un punto retro muy elegante y chic.

PAPEL PINTADO
Este tipo de revestimiento no solo viste, también caldea las estancias.

Sí a las fibras vegetales
Hearst

Esparto, ratán, cáñamo... trenzan muebles, cestos decorativos, bandejas... Fibras vegetales tradicionales han encontrado su hueco en las viviendas actuales. Opta por los muebles de madera y por elementos ornamentales realizados en fibra, como en la imagen: añadirás un atractivo plus de naturalidad a tu casa.

ARENAS Y TOSTADOS
Son neutros que acarician y sirven de perfecto fondo en ambientes muy "amables".

Minimalismo japonés: flores para animar y crear ambiente
Hearst

No se necesita llenar de muebles un espacio para llenarlo de calidez y delicadeza. Basta con seleccionar bien los textiles y los complementos. La foto superior es el mejor ejemplo. Un rincón del salón se ha amueblado con un diván de caña. Sobre él, una esponjosa manta de doble cara y cojines que contrastan tonos crudos con un vibrante fucsia en tela lisa o con dibujos florales. Todo, de Camengo. Las flores, tanto en estampados como al natural, adornando sencillísimos jarrones, aportan color y aroma. ¡Que no falten en tu hogar!

CHISPAZOS EN FUCSIA
Es un color de moda, explosivo y elegante. El blanco lo potencia.

Look alpino con una estufa-salamandra
Hearst

Además de ser estéticamente muy bonita, resulta súper eficaz para calentar habitaciones. Las estufas tipo salamandra se alimentan fundamentalmente de leña o pellets y producen un calor muy económico. También, ocupan muy poco y hay infinidad de modelos y tamaños. Un sistema de calor perfecto para casas de campo o de montaña, por ejemplo, esta de la imagen: transmite un sensación súper confortable, gracias a detalles como el suelo de tarima clara, las esteras tipo kilim y el chispeante color rojo de la butaca.

ESTUFA DE METAL
Debe instalarla personal autorizado y contar con una salida de humos adecuada.

Panelado hasta el techo
Hearst

Las tablas de madera, en este caso blancas, son un excelente sistema para dar un aire diferente a cualquier habitación y, al mismo tiempo, aislarla del frío. Los revestimientos quedan fantásticos en ambientes de estilo rústico-chic, como el de la imagen, amueblados con piezas de madera y tejidos de algodón que imitan modelos vintage.

EN BRUTO
El pie de la mesa es un tronco de madera que acentúa el especial encanto de este espacio luminoso.

Elige muebles confortables
Hearst

Decántate por sofás y sillones ergonómicos y por tapicerías de tacto envolvente. Por ejemplo, la microfibra, que además tiene un sencillo mantenimiento. También el terciopelo es un material que procura una sensación cálida y extremadamente agradable: un lujo al alcance de la mano.

Rodéate de verde
Rachel Whiting

Este color inunda de energía positiva el espacio. Mira este ejemplo: el sofá del salón en tono musgo, a juego con cojines y cortinas, reparte sus buenas vibraciones por toda la habitación. Refuerza esa sensación, las plantas, jarrones con adornos vegetales y cuadros con láminas de botánica. Así el espacio"respira".

Estilismo: Ben Kendrick.

Paredes que abrigan... ¡vístelas!
Hearst

Si crees que es el momento de dar un pequeño cambio en tu salón, atrévete y empapélalo. El papel pintado tiene la capacidad de transformar estancias, dándolas un toque personal, aportando calidez y llenándolas de vida. Colores claros, motivos geométricos, rayas horizontales y verticales y, por supuesto, las flores, harán de tu estar un lugar más acogedor. Combina con el resto de textiles lisos o con diferentes estampados, pero asegurándote de que tengan tonos que armonicen entre sí. Ambiente de Harlequin en Pepe Peñalver.

PAPEL PINTADO
Si eliges diseños estampados, opta por modelos con el fondo blanco para no recargar en exceso.

Complementos de punto
Hearst

Hacen furor el tweed y el ganchillo, y hay todo un revival en los complementos "tejidos a mano" con lana, algodón y trapillo. Cojines, plaids y pufs arropan y añaden encanto a sofás, sillas o camas. Como éstos, en colores pastel y en una misma gama: no pueden ser más delicados...

Publicidad - Sigue leyendo debajo