Mantas de sofá: Tu segunda piel

Si piensas que las mantas solo ofrecen calor y abrigo, te estás perdiendo todo lo que pueden aportar a la decoración de tu casa.

mantas
Hearst documentación

Son mucho más que abrigo, caricias y calor. Si dejas que las mantas adquieran protagonismo, te sorprenderán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 NUEVA IMAGEN
Hearst documentación

Las mantas suman calidez a la decoración, no hay duda, pero también puntos extra de elegancia y estilo.

El cambio de look de este sillón orejero se debe a los cojines y, sobre todo, a una manta de pelo con una caída hasta el suelo que derrocha glamour. ¡Irresistible!

¿A qué esperas para actualizar esa joya vintage que tienes en casa?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 MÁS CALORCITO
Hearst documentación

El recurso infalible para crear una atmósfera cálida y acogedora en una zona de paso, que parece quedar algo fría con un único sillón: una manta de lana que lo abrigue.

Con ella y esa luz natural tan abundante que entra por el ventanal se crea un rincón de lectura, o de descanso, a prueba de lluvia y nieve.

El color natural de la manta, luminoso, en un contraste armónico con el cuero, es una excelente elección para el rincón de esta masía rehabilitada por Arau & Mediavilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 NAVIDAD NÓRDICA
Hearst documentación

El complemento ideal para completar el look de una decoración navideña scandi —con un árbol de ramas naturales y adornos en blanco, negro y madera— es una piel blanca que arrope el sofá.

La de este salón, por su forma ondulada y sus medidas de 90 x 55 cm, se puede utilizar como manta o como alfombra.

Su efecto en el ambiente: calidez extra para contrarrestar el gélido invierno y tacto agradable. Piel de oveja Ludde (49,99 €), sofá Stocksund (499 €) y mesa Trulstorp (129 €), de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 EN EL COLOR DOMINANTE
Hearst documentación

En este ambiente decorado con una homogeneidad cromática y de materiales, el dúo manta y cojín en grises enriquece el ambiente con sus texturas y matices. Solo hay un contraste sutil de tonalidades, pero es suficiente para convertir al sofá en la pieza estrella del salón, que invita a tocar y sentir la suavidad de los dos complementos textiles. De Maisons du Monde: piel de oveja, en 55 x 90 cm (69,99 €), cojín trenzado Shiro (39,99 €) y sofá modelo Japan (899 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 PELO SUELTO
Hearst documentación

Los flecos extralargos aportan un toque de distinción y focalizan la atención. Son un elemento tan importante del diseño que no se deberían ocultar ni doblar la manta con ellos hacia el interior.

Los diseños con este tipo de remate lucen más si al colocarlos se propicia que desplieguen ese detalle que los diferencia de otros.

Por ejemplo, desde el brazo en forma de voluta de este sofá chester vintage se puede apreciar su elegante caída; toda una lección de estilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 ¡QUÉ BUENA PAREJA!
Hearst documentación

Lino y pelo, ¿se pueden combinar? Sí, y es una mezcla que funciona. Las mantas de pelo, y también las de punto —ambas, tendencia en decoración—, son tan versátiles que también se pueden utilizar con tejidos de algodón, panas, chenillas, cuero y ante.

En esta propuesta, junto al sofá, marca un contraste con la blancura del resto de decoración. Plus de estilo y calidez en este salón: la iluminación rasante del zócalo que recorre la pared y realza el ladrillo visto.

Decoración de la interiorista Marta Castellano-Mas, que también diseñó el sofá, tapizado en lino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 DE CUALQUIER MANERA, ¡NO!
Hearst documentación

Tu sofá será otro con una buena manta… bien colocada. Descuidar ese aspecto, podría arruinar la decoración. No hay una única manera de hacerlo, sino muchas en función de sus características: dibujo, material, tipo de remate…

En general, las mantas bien dobladas en el respaldo o en el reposabrazos darán una imagen formal o, como aquí, extendidas pero con los pliegues marcados, más casual.

En este caso, al apreciar todos los matices y la textura de esta manta de pelo se consigue un efecto de máximo relax y confort. Interiorismo, del estudio Ramisa Projects & Fun.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Textil