Ideas para la mesa en Navidad

Existen secretos no escritos que marcan la diferencia cuando de dar una comida o una cena se trata. No te limites a quedar bien si puedes ser la mejor... Sigue estas sencillas ideas para decorar tu mesa.

image
1 de 12
Dulce bodegón

Una alternativa al postre tradicional es montar un bufé de dulces en una mesa auxiliar. Es importante que la exposición de los mismos permita el fácil acceso a todos los comensales y, por supuesto, es básico que no falte una porción para nadie. Tartas y pasteles quedarán perfectos en bandejas o bases de cristal o porcelana. Ata los cubiertos y las servilletas con cintas color y sitúalos junto a los platos. Frutero, de Becara. De Homes in Heaven: bases de tarta de cristal y pies de cinc.

2 de 12
Luz de velas

Ya sabes que crear una atmósfera agradable e íntima es la clave del éxito en una reunión. Nada mejor que las velas para conseguirlo aunque, por supuesto, su uso debe limitarse a la noche. Puedes jugar con ellas de muchas formas. En la imagen tienes una composición delicada y muy actual creada con la combinación de finos candelabros de cristal de diferentes alturas. Candelabro y portavelas Blomster, de Ikea.

3 de 12
Elige el centro de mesa adecuado

Decorar la mesa no tiene que responder a criterios establecidos, es más bien una cuestión de buen gusto e imaginación. Si quieres huir del tradicional centro de flores, aquí tienes una atractiva propuesta. Reúne vasos y botellas de diferentes colores, estilos y tamaños y agrúpalos en una bandeja. Coloca alguna ramita o florecillas en las botellas y como detalle final, fija un adorno alegre en una de las esquinas de la bandeja. Todas las piezas son de House Doctor, en Estilo Nórdico.

4 de 12
La hora del té o el café

Después de una buena comida, nada como una tertulia entorno a un delicioso café. Si quieres cambiar de emplazamiento y llevar a tus invitados al sofá para que estén más cómodos, hazte con una bandeja para transportar el servicio. Pon el toque de distinción con un detalle como un candelabro. Platos y tazas de porcelana, de Zara Home. Tetera y jarra de plata, de Gloria Monasterio.

5 de 12
De la cocina a la mesa

Hay determinados bocados que deben llevarse listos a la mesa; procura organizarlo minutos antes de sentar a los comensales, para que quede perfecto y no dé tiempo a que la presentación se arruine. Una bandeja bonita es la aliada perfecta para trasladar estas recetas; los pequeños detalles, como cintas, flores o cuentas añadirán valor a tu plato estrella. Aquí las copas se adornaron con cintas de raso, de Pontejos.

6 de 12
Marca la diferencia

Finalizada la comida o la cena, se impone acompañar el café o el licor con dulces. Si quieres algo diferente, prueba con piruletas de chocolate, sólo tienes que derretir chocolate fondant al baño María, y cuando se vaya enfriando, volcar pequeñas porciones sobre papel de hornear. Coloca un palillo en el centro de cada una y decóralas con frutos secos o dulces en forma de piedras. Sírvelas en copas con una base de caramelos.

7 de 12
Luce tus mejores piezas

Las vajillas antiguas brillan por sí solas, no necesitan más artificios. Olvida mantelerías que les resten protagonismo o grandes adornos que las puedan esconder. Como mucho, acompáñalas de un sencillo arreglo floral que les aporte una nota de color, sitúalo en un lateral de la mesa y elige como recipiente un objeto de cristal transparente, para que su peso visual no sea excesivo. El resultado puedes verlo en la foto, vajilla y cristalería son los protagonistas indiscutibles.

8 de 12
Un regalo de bienvenida

Coloca un pequeño detalle gracioso en el puesto de cada comensal, preséntalo en una cajita o envuelto en papel celofán, en un color que coordine con la decoración de la mesa. Crearás un clima festivo y todos quedarán encantados con su regalito; mejor aún si está pensado para cada uno y hace referencia a sus gustos y aficiones. En la foto, la vajilla es el modelo My Winter, de la firma Villeroy & Bosch.

9 de 12
Composición única

Crea una delicada atmósfera con mantelitos individuales bordados y una delicada vajilla de porcelana. Coordinados con los motivos de la vajilla, la servilleta, sujeta entre los platos, la cristalería y un fino cordón para atar los cubiertos al plato hondo. Vajilla, cristalería y cubertería; todo, de Villeroy & Bosch.

10 de 12
Cristal parece…

Un buen menú, una mesa preciosa, inmejorable compañía… pero luego hay que recoger. Te proponemos una sugerencia para el momento del brindis: utilizar menaje de plástico. Hay copas de flauta ideales para el cava, pero también platitos y bandejas para servir los postres. Platitos de postre negros y blancos, de Alambique. Bandeja calada, de Habitat.

11 de 12
Cena con bufé

Si quieres dar un aire más informal a la velada, opta por un bufé donde cada uno se sirva libremente. Cubre la mesa con un mantel ligero y vaporoso y enriquécelo con guirnaldas cosidas a la tela. Coloca el menaje y algunos adornos que le den carácter, como unos candelabros plateados. Puedes introducir algún detalle original, como un cubo de cinc para presentar la fruta o un jarrón grande de cristal como champanera. Cubo de cinc, de Verdecora. Jarrón, de Los Peñotes.

12 de 12
La etiqueta básica

Los bajoplatos son piezas decorativas opcionales. El llano es imprescindible; el hondo, sólo si se va a utilizar. Las servilletas se sitúan a la izquierda o a la derecha del plato, o dobladas sobre éste. Cuchillo y cuchara a la derecha, tenedores a la izquierda y en el orden en que se van a usar; los más alejados del plato son los primeros. Y las copas, en hilera delante de la vajilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Detalles