¿Quieres que tu salón resulte más grande y luminoso?

¿Quieres aprovechar cada metro cuadrado de tu salón y convertirlo en un espacio más amplio, ordenado y ligero? Sigue nuestras pautas para conseguirlo.

image
DR

Tu salón tiene los metros que tiene y no existe varita mágica para ampliarlo, pero sí hay algunos trucos que pueden ayudarte a sacar a esa estancia el máximo partido sin que ello signifique renunciar a la decoración que te gusta.

REDISTRIBUYE LOS METROS
Antes de aventurarte a hacer cambios en el salón, piensa si la distribución actual es la correcta. Determina cómo quieres utilizar el espacio, qué actividades vas a realizar en él con tu familia y las mejores maneras de llevarlas a cabo. Haz una lista con los aspectos positivos y negativos de los cambios que quieres hacer y anota tus prioridades antes de volver a trabajar la zona. Verás cómo un cambio de distribución puede obrar maravillas.

ESPACIOS POLIVALENTES
Cada vez vemos más ejemplos de casas en las que conviven distintos ambientes en un mismo espacio. En definitiva de lo que se trata es de hacer un uso inteligente de él. Instalar diferentes acabados de suelo, cambios de nivel y separaciones semipermanentes como una librería, por ejemplo, te ayudará a crear zonas delimitadas para cocinar, estudiar y relajarse.

CREA NUEVAS ÁREAS
Ganar espacio hacia afuera o hacia arriba son dos buenas soluciones. Si integras la terraza en el salón, habrás ganado metros como por arte de magia. También puedes convertir una amplia ventana con alféizar en un agradable rincón de lectura. Solo necesitas una colchoneta y cojines. Mientras que en caso de techos altos, puedes crear altillos con estanterías, pero sin sobrecargar el espacio.

ESTRUCTURAS INCÓMODAS
A veces las casas antiguas nos sorprenden con elementos estructurales de difícil solución, como pilares maestros o retranqueos. Sácales partido con soluciones a medida que los integren y, en lugar de ocultarlos, haz que se conviertan en punto focal de la decoración.

CUESTIÓN DE PUERTAS
Algo tan sencillo como sustituir la puerta abatible convencional por un modelo corredero te permitirá ganar hasta 1,5 m2 y le dará más ligereza a la estancia. Puedes elegirla con guías o empotrada para que quede oculta en la pared.

MUEBLES LIGEROS
Opta por diseños de estructuras finas, líneas rectas, tonos claros y piezas de cristal. El mobiliario con estas características potencia la ligereza de la estancia. Elige piezas con doble funcionalidad para ahorrar espacio: un puf o una mesa que sirvan de asiento y almacenamiento.

TRUCOS DE DECORACIÓN
Ahora que el violeta rige nuestro universo cromático, puede que te tiente usarlo en las paredes del salón; si lo haces, empléalo solo en una. Mantén para el resto de frentes y complementos colores claros. Así evitarás que la pintura domine la estancia. En cuanto a los pavimentos, utiliza lamas largas o revestimientos continuos, como el microcemento, que multiplican el espacio.

UNA TRASERA DA PARA MUCHO
Si el sofá del salón no está pegado a una pared puedes aprovechar ese espacio de diversas formas: situando una consola a modo de escritorio; o unos pufs que permitan ampliar la zona de asientos. O también puedes disponer un banco de madera para almacenar mantas, revistas o libros. La única condición para que esta disposición funcione es que no deben sobrepasar en altura al sofá.

BAJO LA ESCALERA
¿De tu salón sale una escalera que comunica con las habitaciones? Si es así, estás de suerte, porque el hueco que queda debajo es un lugar perfecto para darle nuevos usos. Puedes utilizarlo para crear un rincón de lectura colocando una butaca y un velador. O si lo prefieres, hacer un armario a medida con puertas abatibles donde guardar la vajilla, o una zona de estudio con una mesa abatible y un taburete. Si no quieres meterte en mucha obra, puedes instalar las puertas y dejar el interior completamente diáfano, a modo de trastero, para almacenar bicicletas, los útiles de limpieza o el equipamiento deportivo.

TESOROS ESCONDIDOS
Si tu salón cuenta con una hornacina en la pared, conviértela en un lugar especial donde exponer tus colecciones más preciadas. Para darle más relevancia a la zona, puedes forrar esa pared con un papel pintado sofisticado y colocar unas sencillas baldas de cristal. También puedes utilizarla como una pequeña librería auxiliar para libros o discos.

UN BAR ESTILOSO
La fiebre coctelera ha hecho que el armario de las bebidas se haya puesto de nuevo de moda. ¿A qué sería buena idea revivir una pared y convertirla en un mini bar con encanto fifties? Mezcla estantes abiertos y cerrados junto a un mini aparador donde almacenar las copas y la coctelera. Seguro que este rincón es el más concurrido cuando recibas visitas.

EL MEJOR ENCUADRE
¿Gozas de un generoso ventanal en el salón? Enmárcalo de suelo a techo con una inmensa librería. Organiza bien los libros para que den una sensación de orden. En lugar de tenerlos repartidos en varios muebles, de un plumazo los habrás agrupado todos en un mismo sitio. De esta manera podrás eliminar las otras estanterías y aligerar el salón de mobiliario. Incorpora a tu nuevo dintel ilustrado un escritorio y ¡ya tienes el lugar perfecto para disfrutar de las vistas!

MOODBOARD VARIADO
En lugar de ocupar una pared con composiciones de cuadros, resuelve su decoración de forma más original: coloca un tablero de madera con fotos, postales o citas inspiradoras que podrás cambiar y actualizar a tu gusto en en función de la temática o el color que elijas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar con la cocina/comedor

La fusión de la zona de estar con la cocina/comedor proporciona luz y una sensación de amplitud inmediata. Utiliza una puerta corredera o una cortina, como en la imagen, para dotarles de la privacidad precisa. En la zona de estar elige mesas de almacenamiento ligeras, como el modelo Kvistbro, de Ikea (49,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escritorio esquinero

Echa un vistazo a tu salón y busca qué zonas están desaprovechadas. Seguro que encuentras más de una. Coge un metro y mide todos esos espacios a los que quieres dar un nuevo uso; si tienen entre 1 y 3 m2 será suficiente, incluso en esos rincones que por su particular forma lo ponen un poco más difícil. Buen ejemplo de ello es la pared de la imagen superior en la que se ha dispuesto un escritorio esquinero perfecto para lugares reducidos.

Mide 78 x 80 x 80 cm y su diseño ligero es el adecuado para no sobrecargar la zona.¿Qué otras opciones se podrían haber adoptado en este espacio? Colocar una vitrina rinconera o unas sencillas baldas como almacenamiento extra, suspender una planta desde el techo, decorar con una composición de cuadros, fijar un par de espejos de cuerpo entero que agranden visualmente la estancia, apoyar una escalera de madera para almacenar mantitas... Hay muchas soluciones, solo tienes que pensar en tus necesidades y ver cuáles son las mejores formas de llevarlas a cabo para mejorar tu salón.

Escritorio esquinero vintage blanco Artic, de Maisons du Monde (130 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio compartido

En la imagen que hay sobre estas líneas tienes es un claro ejemplo de las características básicas que debe reunir un espacio compartido:

1. La elección de materiales ligeros, es decir, tonos claros y estructuras poco pesadas que eviten sobrecargar el ambiente, como el mimbre, la madera o el cristal.

2. La integración total o parcial con la cocina gracias a la sustitución de la puerta abatible por una corredera de cristal. Ésta, abierta, permite que el salón comedor adquiera mayor profundidad y, cerrada, deja que la luz siga circulando con libertad entre ambas estancias gracias a la cristalera.

3. El empleo de textiles livianos en las ventanas, las cortinas no llegan hasta el suelo, solo cubren la ventana lo que facilita el tráfico de luz. 4. El uso de materiales y colores distintos en los revestimientos de cada estancia, lo que potencia el carácter diferenciador de los mismos.

5. La colocación de una estantería en una pared vacía siempre viene bien. Procura que no la ocupe por completo, mejor céntrala para dejar espacio libre a los lados y aligerar el conjunto.

El comedor abierto a la cocina multiplica el espacio. Lámpara de techo de bambú Utaka Inspire (39,95 €). Papel pintado vinílico Hojas (20,95 €/rollo de 5,3 m2). Todo, de venta en Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estantería

En este espacio, una escalera de estructura ligera permitió colocar debajo de ella una estantería compuesta por módulos y baldas en blanco. Junto a los libros, los objetos más pequeños se guardaron en cajas para dar sensación de orden. Estante Spaceo, de Leroy Merlin (8,25 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones