Sofás y butacas desenfundables

Para los asientos del salón opta por modelos desenfundables; son tan bonitos como cualquier otro mueble tapizado y, además, su tela se puede limpiar siempre que sea necesario.

image
Hearst Spain
1 de 7
Funda color gris

Los modelos en tonos oscuros son más sufridos que los claros, por lo que son perfectos para casas con niños o animales domésticos. Para que el ambiente no resulte serio, anímalo con cojines en tonos vivos y muebles de madera clara. Sofá Kennedy con funda de algodón y lino y cojines, todo de Becara en Buxo. Mesa Draft, de Domus. Jarrones y centro, de Buxo. Pufs y cuadros, de Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Estampado a cuadros

Elige el tamaño de los motivos en función del efecto que quieras conseguir: los cuadros pequeños dan la sensación de que el sofá es más grande, mientras que los de mayor tamaño reducen visualmente el mueble. Una tendencia de moda es combinarlo con cojines de círculos en tonos coordinados. Sofá Dive de Temas V. Lámpara Byt de Domus. Alfombra, de Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Sofá blanco

Si te gusta este color, un modelo desenfundable es la solución para mantenerlo siempre en perfectas condiciones. Asegúrate de que, además del asiento, también se puedan quitar las fundas del respaldo y los reposabrazos. Para saberlo, una buena pista es comprobar que bajo la tapicería el sofá tiene una loneta o retor. Sofá Bonaire de Domus, con asientos deslizables. Cojines, de Terrón. Lámpara, de KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Butaca de wengué

Esta madera es elegante y actual, pero tapízala con una tela clara para que no oscurezca el ambiente. Y no te preocupes por su mantenimiento; al ser desenfundable, podrás lavarla a menudo. Butaca Malena de Stua; es de wengué y está tapizada con tela Veneto. Y cojines; todo, en Terrón. Fotos, de Marta Olivares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Con asiento de almohadón

Las butacas con este tipo de asiento son más confortables. Si optas por una tapicería de color, lava toda la funda a la vez, ya que si sólo limpias el almohadón del asiento con el tiempo, podría variar de color. Butaca Pompeya de Domus. Manta y mesa auxiliar, de Buxo. Lámpara y cuadro, de Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Orejera

Los reposabrazos y los laterales donde se apoya la cabeza se manchan con facilidad en las butacas orejeras. Por eso, opta por una tapicería desenfundable que incorpore un tratamiento antimanchas, como las microfibras. Butaca Inca con funda de Courtisane en Kanaba. Cojín, de Terrón. La caja sobre la balda de la mesa es de Buxo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
A ras de suelo

Las butacas con el asiento bajo, casi al ras del suelo, están más expuestas al roce de los zapatos y a las consiguientes manchas de barro o de betún. Si es desenfundable, la mantendrás como el primer día. Butaca modelo Dada de la firma Temas V en Terrón. Lámpara, de La Oca. Mesa, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Sillas