Organiza la luz del comedor

Analizamos la iluminación más adecuada para el comedor y las lámparas con las que puedes conseguirla.

image
1 de 8
Las lámparas con difusor

reparten de manera uniforme la luz sobre la superficie e impiden que los comensales vean la bombilla. Lámpara modelo Frisbi de Flos (en Lámparas Oliva).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
En modelos con varias pantallas en línea,

coloca bombillas halógenas de 12 voltios y muy pocos vatios (5 o 10 como máximo); así el destello de la luz no molestará a los ojos. Lámpara, de Años Luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Las típicos diseños de araña

son perfectos para un ambiente de estilo clásico. Como incluyen varias pantallas de tela, no conviene que las bombillas tengan mucha potencia o el exceso de luz resultaría desagradable. Para que las bombillas no ensucien las pantallas, pequeñas y próximas a la tela, coloca ahorradoras en lugar de modelos incandescentes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Dos tipos de lámparas:

De pie. Resulta muy práctica para iluminar la zona de comedor, sin necesidad de encender la lámpara de techo. Lámpara de techo. La luz debe ser uniforme sobre toda la mesa. Si ésta es rectangular, opta por una lámpara con dos pantallas; ésta es de La Casa de las Luces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Si la mesa es pequeña,

coloca una pantalla ancha que proyecte el haz de luz sobre los platos. La intensidad debe ser la suficiente para que los comensales vean perfectamente lo que comen, pero sin que se produzcan sombras ni deslumbramientos en los ojos. Bombillas. Las reflectoras concentran la luz hacia abajo, pero sólo son aconsejables con pantallas oscuras, ya que en las claras se transparentan. Las que tienen corona de espejo no deslumbran, pero proyectan la luz hacia el techo y delatan sus faltas. Las de ahorro de energía resultan prácticas: dan luz y no son calurosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Lámparas suspendidas

Cuántas. En un salón-comedor de 20 o 25 m2 sólo conviene situar una sobre la mesa del comedor: un exceso de lámparas de techo haría que el espacio pareciera más pequeño. Altura. Para que centre el haz de luz, lo correcto es que la pantalla quede unos 20 cm por encima de los ojos. Si el techo es muy alto, se puede optar por un modelo regulable en altura. En mesas extensibles, una solución son las lámparas que se regulan en anchura: parten de un solo punto de luz hilo, pero las pantallas se pueden acercar o alejar entre sí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Los interruptores:

Dobles. Permiten encender las luces con fases distintas, de manera que puedas conectar la iluminación general —focos y apliques—de forma independiente de las lámparas de sobremesa o de las puntuales en función del efecto que quieras conseguir. Resultan muy útiles en el salón. En la foto: Conjunto de interruptor doble y sencillo de estilo retro con marco de latón, en Ferretería Ortiz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Conmutados.

Son dos interruptores situados en puntos distintos de una habitación que encienden y apagan la misma lámpara. Se usan en el dormitorio para encender y apagar el mismo punto de luz desde la puerta o el cabecero sin tener que desplazarse. También en las cocinas con dos puertas. Diseños de Ferretería Ortiz de Bticino, metalizado y blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones