Cómo conseguir un comedor y una velada con 'hygge'

Los daneses han desvelado el secreto de cómo hacen acogedores sus hogares. Nosotros te damos las claves para ponerlo en práctica en tu comedor.

image
1 de 9
¿Qué es el 'hygge'?

En su manual Hygge, el arte de disfrutar de las cosas sencillas (Ed. Zenith) la gurú del confort danés Louisa Thomsen Brits lo define como "un atributo de la presencia y una experiencia de unión. Es sentirse acogido, seguro, cómodo y protegido". Además, explica que se pronuncia "hu-ga" y que su adjetivo es hyggelig.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Conversación fluida

En las reuniones hyggeligs se busca conectar con la gente, que todos se sientan parte del grupo, arropados, y participen en la conversación. Por este motivo es muy importante la distribución de las sillas, que ninguna quede aislada, y que no haya adornos muy altos que impidan que los comensales se vean. Una buena opción puede ser una mesa redonda, como la propuesta de la imagen de H&M Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Sentarse (y sentirse) cómodo

Una silla con un respaldo alto en el que descansar, con apoyabrazos que nos abracen, un banco que "nos da la posibilidad de sentarnos cerca para notar proximidad", según Louisa, o unos taburetes fáciles de transportar para reconfigurar los asientos conforme quieran los comensales son las mejores opciones para un comedor con hygge. En la imagen, un buen ejemplo visto en una cabaña junto al lago que puedes visitar, aquí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La importancia de las texturas

"El hygge es una experiencia sensorial. Nos reconcilia con el mundo conectando nuestras emociones y nuestros sentidos", explica Louisa., que recomienda usar materiales naturales, cálidos y acogedores, como la madera ("una sustancia viva que nos invita a tocarla"), la lana, el algodón o el lino. En la imagen, una propuesta de Affari.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Luz tenue

La iluminación es esencial al crear una atmósfera hyggelig. Una lámpara de techo que cuelga es una buena forma de mantener a todos juntos bajo su halo de luz. Las velas tampoco pueden faltar: "la paz que da el temblor de una llama, algo caliente, vivo y auténtico, favorece el hygge", en palabras de Loiusa. En la imagen, una casa de campo de piedra y madera que lo ha llevado a la práctica (y que puedes visitar al completo, aquí).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Huye de la formalidad

No hay nada que haga menos acogedora una casa que una decoración forzada. Utiliza piezas con imperfecciones, muebles en los que se note el paso del tiempo, cojines en el suelo, prescinde del mantel (como en esta propuesta de Bloomingville)... El resultado será muy hyggelig.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Las curvas de la felicidad

Las piezas con formas curvas (como estas de la imagen de H&M Home) invitan a que las toquemos y aportan tranquilidad y descanso. Lo mejor es evitar las vajillas rectas o con bordes muy definidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Aroma a hogar

"En un segundo, un aroma determinado puede propiciar un momento de sosiego", afirma Louisa en su libro. Olores como el de la canela, la hierba o la ropa limpia son perfectos para llenar de hygge la atmósfera de tu hogar. Descubre algunos ejemplos de aromas cálidos que puedes hacer en casa, aquí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Compartir es vivir

Deja que tus invitados te ayuden a poner la mesa y a cocinar para que se sientan como en su propia casa y sirve las comidas en fuentes y bandejas para que cada uno pueda servirse lo que quiera. Ideas para platos (como esta crema de brécol y emmental) en nuestra sección de recetas: https://www.micasarevista.com/recetas-trucos-cocina/

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones