Viento del este: Salones asian style

El estilo oriental más depurado se entrelaza con el nórdico. Sus puntos en común: sencillez, minimalismo, orden y naturalidad. Descubre esta tendencia chic en decoración.

El diseño japonés es trendy. Elegantes, modernos y con líneas depuradas, el mobiliario y los complementos nipones tienen mucho que aportar a la decoración occidental. Ya en los años 40 y 50 triunfaron los diseños de Isamu Noguchi y Sori Yanagi, muebles con vocación escultórica, como la Coffee Table, el Freeform Sofa y el taburete Butterfly. Los encontrarás en la web de Vitra.

Diseños actuales son las piezas de la colección de mesa de Issey Miyake para la firma finlandesa Iittala; el sofá y la chaise longue Wrap, de Omi Tahara para Yamakawa Rattan, y los cojines Ojami, de Takaokaya, confeccionados con un mix de tapicerías. Para completar la decoración, esteras tatami de paja de arroz, que encontrarás en Futon On Line y Haiku-Futon. La versión nórdica de estas son las alfombras de las firmas finlandesas Woodnotes y Hanna Korvela. ¿Sabías que en Finlandia las alfombras de algodón y papel tienen larga tradición?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Exotismo soft

Los países nórdicos tienen en común con Japón
un mismo objetivo al decorar: alcanzar la armonía en casa. Crea una composición que transmita esa paz con menaje y objetos artesanales: bambú, lino, cerámica, caña, madera... La propuesta deco de la firma danesa Lene Bjerre lo consigue con la bandeja Brina (36,95 €). Cuenco de cerámica (25,95 €), cuchara (10,95 €) y camino de mesa Mania, en lino (60,95 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Menos es más

Clave del estilo: decorar solo con los elementos necesarios, para que el campo visual esté despejado y reine la calma. La simplicidad oriental contribuye al orden y ambos permiten que cualquier textura gane relieve. Espectacular, la pared con el diseño de papel Ursa Olive, de Pierre Frey (308 /rollo). Daybed, de La Trésorerie. Lámpara, de Ay Illuminate, de venta en Storie, en algodón y
bambú; su diseño evoca las linternas chinas o globos de deseo, que en los festivales asiáticos se encienden y ascienden al cielo. La ceremonia del té o chanoyu y el ikebana o arte floral japonés se representan en este ambiente con suma elegancia. La tetera negra de hierro fundido o tetsubin contrasta con las delicadas flores. Prueba a colocar nenúfares, anémomas japonesas, magnolias, flores de cerezo... en un jarrón de look nórdico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juego de texturas

La fusión de diseño y naturaleza es una realidad en este ambiente, donde el mobiliario armoniza con la decoración de las paredes. La presencia de elementos eco es una constante en los países asiáticos. El mobiliario de madera, las fibras y el papel artesanal del fondo conectan el interior de la casa con su entorno. Papel Tucana de la colección Graminées, de Pierre Frey (310 €/rollo aprox.). Sillón CH25, diseñado por Hans J. Wegner en 1950 para la firma Carl Hansen & Son. Lámpara Bamboo M3, de Ay Illuminate, de venta en Storie. Mesa, de Chiara Colombini. En una decoración libre de ornamentos, las lámparas lucen más. Descubre dos colecciones con diseños orientales y difusión de la
luz tenue y especial: In-Ei, de Issey Miyake para Artemide, en fibra reciclada, y las Akari, de Isamu Noguchi editadas por Vitra, en papel de shoji.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espíritu Zen

Crea un oasis de relajación con una deco serena.
Los detalles no abundan en estos ambientes, pero sí se puede añadir algún complemento que dote al espacio de un aire más refinado y favorezca el bienestar. La decoración Zen no son budas, ni bambú... y sí el equilibrio que se alcanza con pocos objetos y materiales naturales. De Bloomingville: jarrones de cristal soplado y de cerámica (61 y 31 ).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Efecto imán

Un mueble de inspiración vintage, si tiene líneas sencillas, se convierte con su estructura lacada en negro en una pieza de aire oriental. La consola es el punto de partida para una decoración black & white, esa tendencia que ¡sorpresa! también triunfa entre las firmas nórdicas. Consola Nihové, en caña y mimbre trenzado (179 €) y jarrón negro (64,99 €). Todo, de La Redoute.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Adiós estrés

Un escenario neutro y despejado, bien decorado, está lleno de matices y en él, la atmósfera es relajante, un punto slow. Lo neutro no es monótono. La prueba es este print en zigzag en tono cemento, inspirado en las alfombras tatami japonesas tradicionales. Es un fondo sereno que realza las formas del banco y el perchero. Papel pintado Makisu de la colección Hana, sutilmente texturizado (83,40 €/rollo), y tapicerías Enso y Shiko, de la firma Villa Nova. Banco, de Garden Trading. Un ambiente puede adquirir aire oriental con un papel, un vinilo o una tapicería con motivos y símbolos asiáticos: porcelanas, teteras, kimonos, escenas de geishas en jardines, flores, bonsais, grabados, escritura, templos, dragones, peces koi, arcos torii, muñecas kokeshi, monte Fuji...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones