¿Qué tomas? Crea un rincón con un mueble-bar

La mixología, o arte de mezclar especias, botánicos y frutas con licores, está de moda. Prepara un rincón ad hoc en casa y disfruta con amigos de tu pericia como bartender.

Los gin-tonics y otros combinados han pasado de ser una copa más a convertirse en una experiencia creativa. Cofres con botánicos y especias, así como un despliegue de todo tipo de licores, animan a reunirse con amigos y a experimentar en casa versiones imaginativas de cócteles. Pero la idea de invitar a tomar unas copas no tiene por qué implicar idas y venidas constantes del anfitrión en busca de vasos, botellas o hielo. Se impone organizar un rincón con el menaje y las bebidas necesarias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El carrito

Un básico en la década de los 70, su ventaja es la facilidad para desplazarlo allí donde tenga lugar la reunión. El aire retro de este modelo se potencia con el individual de croché. En la bandeja inferior, el contraste entre las copas opacas blancas y negras resulta muy atractivo. Carro similar, en loladerek.es y PortobelloStreet.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bandeja con compartimentos

Por su altura y fragilidad, tanto copas como vasos altos son delicados a la hora de trasladarlos. Existen bandejas con compartimentos que permiten desplazarlos sin riesgo de que se inclinen y provoquen un caótico efecto dominó. Las encontrarás en Maisons du Monde y las tiendas Casa. Es posible que, al servir el licor, alguna gota escurra. Protege la superficie sobre la que vas a colocar las botellas con un camino de mesa, un individual o una bandeja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Set de gin-tonic

Posavasos, cubitera en la que tener a mano los hielos... Y por supuesto, un set de gin-tonic, el combinado de moda. El de la imagen, de la firma Quid, incluye un colador de gusanillo que elimina el agua sobrante del combinado, una cuchara trenzada para verter la tónica en ella y evitar la desgasificación al impactar, y un vaso medidor doble (6,90 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Empotrado

Es el sueño de cualquier barman. Este, diseñado por Pilar y Blanca Rubio, ocupa el espacio de un armario de suelo a techo con doble puerta. Su interior se planificó con baldas para botellas y menaje, una superficie de trabajo con luz propia, un fregadero y un frigorífico mini que garantiza hielo y refrescos bien fríos.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sobre ruedas

Si quieres hacerte con un diseño auténtico, busca en mercadillos y en tiendas especializadas en piezas vintage, como Bakelita, Lakari Kala, Vintage 4P, Objetology, Youtopia y L.A. Studio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Exento

En él se unifican copas, vasos y botellas. Conviene ubicarlo allí donde tenga lugar la reunión -cerca de la mesa de comedor o de la zona de estar-, pero siempre en un lugar donde no obstaculice la circulación. El de la imagen es un modelo de los años 20.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ocasional

Se organiza solo cuando vienen amigos. Basta con la superficie de un aparador para dejar a mano vasos, copas y botellas. Para que no se derrita, sirve el hielo cuando los invitados ya estén en  tu casa. Cubitera de aluminio (119 €), de la firma Rivièra Maison.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aparador

Una opción habitual es utilizar parte de su superficie y de su interior como mueble bar. Los diseños con baldas regulables en altura permiten ajustar la capacidad de almacén del aparador al tamaño
de las botellas, y rentabilizar el resto del espacio para guardar copas y vasos. Este modelo espejado
se adquirió en el anticuario Juan Antonio Martínez Tessier.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones