Un salón de verano

Aligera la temperatura del salón con una propuesta fresh: pinceladas en color azul que te ayudarán a sobrellevar el cálido verano.

La sensación de frío se puede conseguir mediante soluciones decorativas. Nuestros ojos captan colores y texturas, que se envían al cerebro en compañía de mensajes como “qué frescor” o “aquí la temperatura es menos asfixiante”. Uno de los principales responsables de esa percepción es el color azul. En paredes, cortinas, muebles o complementos, cualquier tono de esta gama cromática se asocia de inmediato con agua —mares, piscinas, lagos, hielo…—, de manera que su simple visión nos impulsa a evocar el frío. Pero no es necesario decorar todo el ambiente exclusivamente en azul. En pinceladas, y combinado con el color blanco, forma un dúo infalible que rebaja unos grados la temperatura de cualquier habitación.

Accesorios de quita y pon. Son aquellos que se utilizan en el verano para potenciar el frescor, y al llegar al otoño se guardan en poco espacio. Conchas —quedan espectaculares en una botella transparente de boca ancha, sobre un lecho de arena—, o bodegones realizados con cantos rodados, ya sean naturales o decorados con pintura a la tiza Chalk Paint en tonos blanco, turquesa y rosa, lograrán una atmósfera que evoca el mar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cojines blancos y azules
Micasa

El sofá. Sustituir un modelo invernal por un diseño de verano, resulta demasiado complejo. Pero, si en las temporadas de calor lo cubres con una funda blanca, tendrá una apariencia nueva. En la imagen sobre estas líneas, sofás de la colección
Flat, de Gandía Blasco. Sobre ellos, cojines en color blanco y azul, de Guáimaro.
La alfombra. Fácil de enrollar, se puede guardar en el trastero o enviarla a veranear a la tintorería hasta el otoño. Los diseños de fibras naturales son excelentes sustitutos. La de este salón es el modelo Tjäreby, de Ikea; en 240 x 170 cm (199 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jarrones de cristal

El azul, en cualquiera de sus versiones, es un color frío. Pastel, aguamarina, turquesa, lapislázuli, neón, índigo... reducen la temperatura del ambiente en el que se encuentran. Si además lo empleas en piezas de cristal, la sensación de frescor se multiplica. Jarrones, de Guáimaro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Palé pintado en blanco

Si lo tuyo son las manualidades y el bricolaje, anímate a dejar tu impronta en el salón. Un palé pintado en blanco puede ser una refrescante mesa de centro. Y una funda tricotada con trapillo o lana de verano, cambiará el aspecto de pufs y taburetes. Este es de Gandía Blasco, al igual que la mesa Docks.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Floreros con boca ancha

Flores frescas y plantas, en agua. Los jarrones transparentes, que dejan ver los tallos sumergidos, añaden sensación de frescor. En este caso, se introdujeron algas; las encontrarás en La Mar de Algas. Floreros con boca ancha, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un plaid refrescante

Deja a la vista una mantita ligera. Para darle más protagonismo, busca un color que contraste con la tapicería del sofá: azul, anís, fucsia... Plaid, de Guáimaro. Butaca, de la colección Textile, de Gandía Blasco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesas nido

La mesa. En azul, blanco o amarillo, ayudará a dar un toque fresh al ambiente. Abajo, mesas nido, auxiliares o como modelo de centro (99,99 €/3), de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jarrón de gres

Jarrones. Los de loza en tonos vivos son idóneos para el verano. Coloca en la base protectores de fieltro para que no rayen la mesa. Jarrón de gres, de Habitat; en 15 x 24 cm (26,50 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cojín floreado en azul

El truco consiste en cambiar solo la funda. Refrescantes son de loneta, lino o algodón, con estampados a rayas o flores. Cojín (25,95 €), de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones