Un salón en un altillo

"Tengo un altillo al que se accede por una escalera de caracol y que comunica con el salón principal de la vivienda. Me gustaría crear otra zona de estar para ver una película, escuchar música y leer."

El altillo, de altura convencional, tiene la superficie necesaria para crear dos ambientes: uno con una butaca para leer, ubicada junto a una amplia librería de pared, de suelo a techo, y otro con un sofá y una composición modular para los audiovisuales —equipo de música y una gran pantalla—. Una alfombra, la iluminación adecuada y muebles acabados en madera y blanco, con notas en verde y ¡voilá!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones