Un salón irregular con cocina integrada

Vivo en un estudio de reducidas dimensiones en el que el salón y la cocina comparten espacio. El problema es que la planta es irregular, lo que complica la distribución.

Nuestra propuesta es colocar el sofá en ángulo delante de la esquina más marcada. Esta distribución y algunas piezas de formas redondeadas —como la mesa de centro— disimulan la disposición irregular de la planta. El comedor es un ambiente de transición entre la cocina y el estar. La mesa redonda resulta más ligera visualmente y facilita el movimiento por las zonas de paso. ¿Y la cocina? Pequeña pero funcional; la hemos independizado mediante un tabique de cristal que deja pasar la luz al pasillo de acceso. La distribución en forma de U aprovecha todo el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas