Era un salón sin estilo y se transformó en una estancia llena de luz y calidez

El salón es la estancia más transitada de los hogares, así que invertir en su decoración debería estar entre tus prioridades. ¡Este proyecto con fotos del 'antes y después' terminará de convencerte! 😉

salón de estilo nórdico con sofá con chaise longue gris
Nelson Martínez Photography

    El desorden es el principal enemigo de cualquier hogar, especialmente en el salón. Y es que se trata de la zona más transitada de las casas, el lugar donde nos relajamos tras un ajetreado día, nos pegamos maratones de series, atracones de pizza (o helado) y hasta teletrabajamos. Pero, aparte del desorden, una mala elección de color en la pintura de las paredes y unos muebles desfasados que no combinan entre sí, pueden poner el broche de oro a un salón que solo nos dará ganas de echar a correr. ¿La solución? ¡Invertir en un proyecto de interiorismo!

    Esta obra realizada por Cristina, del estudio de interiorismo Transformaria, corrobora todo lo que acabamos de contarte. ¡Menudo cambio!

    Antes de la intervención, el salón era de todo menos acogedor: se veía atiborrado, la mezcla de colores empequeñecía y oscurecía el espacio, y los muebles parecían escogidos de forma totalmente aleatoria.
    ¡Así estaba antes del proyecto de interiorismo!
    Transformaria
    ¡Menudo atiborre de elementos!
    Transformaria

    El objetivo de Cristina consistió en convertir el salón en una estancia muy cozy, actual y luminosa, con un diseño de aires nórdicos en el que únicamente se mantuvieron el sofá original, la mesa de comedor, la lámpara de pie, dos baldas de madera y uno de los cuadros. El resto de elementos… au revoir! Uno de los cambios más notorios es el color de las paredes, que ahora exhiben un tono gris claro que aporta toda la luminosidad que se había perdido con el naranja y el azul.

    Nelson Martínez Photography

    A continuación, los muebles se sustituyeron por otros de líneas modernas, en colores luminosos como el blanco y el coral empolvado, ganando calidez a través de los detalles de madera, como la superficie del mueble TV.

    En esta misma zona, la mesa del comedor se convirtió en un espacio multifuncional para teletrabajar.
    Nelson Martínez Photography
    Nelson Martínez Photography

    Las estanterías, que antes eran rojas y de madera, sin estilo alguno, ahora son blancas y grises y aprovechan al máximo el espacio de la esquina junto al sofá.

    Nelson Martínez Photography
    Nelson Martínez Photography

    Las alfombras y la decoración de pared de fibras naturales, así como las plantas, completan el interiorismo otorgando grandes dosis de frescor y naturalidad.

    Nelson Martínez Photography
    Nelson Martínez Photography
    Nelson Martínez Photography

    Desde luego, el cambio ha sido radical, y como ves, ¡con una inversión mínima!

    Proyecto e información: Cortesía de Transformaria.


    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Antes y depués