Un salón cómodo y sofisticado decorado en gris con destellos de color

Respetar elementos arquitectónicos del pasado y enriquecerlos con un mobiliario de diseño fue clave en la reforma de esta vivienda barcelonesa. Así es, al detalle, su zona de estar.

salón comedor sofisticado y cómodo sofá gris y butacas en mostaza
Montse Garriga

Trasladar al interior el estilo señorial de esta vivienda, situada en el barrio barcelonés del Born, fue el reto de la empresa inmobiliaria Nobohome. Por tanto, también fue la encargada de la reforma del salón-comedor, eso sí, respetando los elementos arquitectónicos del siglo pasado que atesoraba, como los balcones antiguos, los techos de vigas vistas o el suelo de madera natural en espiga. Tras la profunda remodelación, se decidió amueblarlo con tonos neutros salpicados por piezas selectas que destacan tanto por la viveza del color como por su diseño.

Estilo vintage y contemporáneo van de la mano en un juego de equilibrios donde reina la armonía.

Mesa velador en cobre Habibi, editada por E15.
Montse Garriga

A partir de las butacas vintage mostaza, se eligieron los cojines y algunas piezas decorativas en el mismo tono.

Montse Garriga
La madera en las vigas vistas del techo y en el suelo, con listones al natural, abrigan el ambiente.

Dos chaise longues y el sofá tapizados en color gris animan a mantener una tertulia sosegada. La mesa de centro ovalada comparte forma con la espectacular lámpara de diseño que sobrevuela el espacio. ¿A que parece que flota en el aire?

Sofá y chaise longues son de la firma Hem. Cojines, de Gancedo. Mesa de centro, de Signature. Lámpara Vértigo, desarrollada por Petite Friture y la diseñadora Constance Guisset.
Montse Garriga

Muebles y cromatismo sirven para delimitar los dos ambientes: los sillones y la vitrina pintada en azul separan la zona de estar del comedor. Ambos son luminosos gracias a la ubicación de los balcones.

Fotografías adquiridas en el museo Fotografiska.
Montse Garriga

Cerámicas, del mercadillo IJ-Hallen de Ámsterdam y de Asiatides. Papel pintado, de Élitis. Fotografía, de Etsy.
Montse Garriga

Sobre el fondo gris de la pared, el comedor brilla con su mix de estilos. La sólida mesa de madera sin tratar se ha rodeado de piezas icónicas —sillas y lámparas—, y artesanales, como los objetos de cerámica.

Sillas Drop negras y Grand Prix amarillas, de Fritz Hansen. Lámparas T348/5 Pastoral, de Hans-Agne Jakobsson.
Montse Garriga

Cómo hacerlo acogedor y darle dinamismo

- ¡Nos encanta la calidez de las vigas de madera! Estas se han rehabilitado porque estaban en muy mal estado. También puedes elegir modelos para esconder imperfecciones, en madera o en poliuretano, más ligeras. Y si son huecas, aprovecha para ocultar cables.
- Decorar con tonos neutros es la clave del éxito, pero para no caer en una estancia plana, conviene animarla con colores vivos. En este salón comedor, el blanco y el gris que polarizan muebles y paredes se han acompañado de amarillos y mostazas ultraestimulantes.
- ¿Quién ha dicho que los muebles vintage no armonizan con los diseños contemporáneos? El truco está en encontrar el perfecto equilibrio entre ambos estilos: retro y vanguardista. Aquí se ha logrado gracias a la incorporación de las sillas, las lámparas y la vitrina.

Realización: Beatriz Aparicio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones