Muebles decapados en rosa

Hace años que pinto las paredes del comedor en un tono amarillo y ahora me apetece cambiar la paleta de color, tanto de las paredes como de los asientos, que ahora son azules. El problema es que tengo unos muebles con un color difícil, ya que están decapados en un tono rosa viejo.

La combinación de rosa y gris resulta elegante y alegre al tiempo. No tenemos ninguna imagen de un comedor con muebles decapados en rosa, pero este salón nos ayudará a imaginar cómo queda un ambiente con toques rosas, que simulan el efecto de tus muebles, sobre las paredes pintadas en un gris perla. Tus muebles decapados en rosa son tan singulares que merece la pena destacarlos. Para ello, conviene que los sofás y las sillas estén tapizados en un tono neutro, que no llame la atención, como blanco o crudo. Los complementos (cojines, jarrones, velas…) son clave para orientar la decoración hacia la paleta de color que más te apetezca. Con el gris y el rosa quedan bien parejas de diferentes tonos: la combinación de detalles en fucsia y verde resulta alegre y transmite vitalidad; el rosa pálido junto al turquesa logra un ambiente más romántico; por último, el berenjena y el gris oscuro transmiten seriedad y elegancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas