Notas de color en el salón-comedor

Voy a pintar el salón-comedor y me gustaría que me ayudarais con el color de las paredes. He pensado en pintar la zona del comedor en un tono lila azulado suave y decorarlo con un panel de piedra, a modo de cuadro, y un armario bajo. En la pared de la zona de estar voy a realizar una librería de escayola. Pero, ¿de qué color puedo pintar el resto del salón? Me gustaría hacerlo en un color neutro con el fondo de la composición de escayola en el mismo tono que voy a utilizar para el comedor. ¿Quedará bien? ¿En qué tono escojo el mobiliario?

Como tienes muy claro que las paredes de la zona del comedor te gustaría decorarlas con un tono lila, escoge los complementos del resto de la estancia coordinados con ese color. Es preferible que pintes el resto de la estancia en blanco roto, incluida la estantería, ya que potenciarás la luminosidad. Conseguirás un resultado más armonioso y actual si pintas toda la composición de obra del mismo color. El acabado de los muebles está en función de la atmósfera que quieras crear, las dimensiones de tu salón y la luz que recibe. Los muebles laqueados en blanco son actuales y adecuados para ambientes pequeños y que no reciben demasiada luz. Además, el mobiliario en blanco te permite poner un sofá, alfombras o cortinas en tonos más intensos, por ejemplo, un morado oscuro, marrón chocolate, gris piedra o camel (que combinan perfectamente con el lila). El cristal y el acero también son materiales modernos y ligeros, mientras que las piezas en madera oscura recargan el ambiente. La madera clara, en un tono haya o roble, es cálida. Puedes decorar la estancia con muebles en un acabado e introducir una mesa o las sillas en otro diferente. Conseguirás un conjunto rico en matices y texturas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas