Un cálido salón nórdico decorado en mostaza y miel

Una gama cromática que destila calidez, idónea para ambientes de aire escandinavo. Colores amables y solares caldearán tu invierno.

Salón nórdico en mostaza y miel
Hearst

Madera -miel y castaño- con mostaza. No hay una combinación más acogedora, suave, envolvente, relajante... Los muebles de madera del ambiente de la foto, firmado por La Redoute, son sinónimo de calidez absoluta. Un ambiente perfecto para poner calor a los fríos invernales. Tanto en su tonalidad miel como en teca y castaño, combina de lujo con el mostaza, presente en la tapicería y cojines, y añaden una atractiva atmósfera dorada y melancólica reforzada por las texturas aterciopeladas.

Hearst

Otros: blanco, negro, azul y estampados. Si el mostaza-madera es el binomio principal en la decoración de un espacio, al añadir blanco, como la alfombra de la imagen, se potenciará la sensación de claridad y subirá la temperatura visual. Con negro, se gana en sobriedad. Y con azules intensos, el contraste será formidable, ya que este color es complementario del naranja que está muy cerca del amarillo-mostaza en el círculo cromático. Los estampados étnicos animan mucho el conjunto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo