Un salón sin puerta

Para que mi salón sea más amplio voy a unir dos habitaciones. Además, he pensado dejarlo diáfano, sin puertas ni tabiques. Así, de paso conseguiría que el pasillo ganara luz y resultara más corto visualmente. Lo que no sé es si me conviene poner alguna puerta que me permita cerrar el salón si alguna vez lo necesito. ¿Qué me aconsejáis?

Por el plano que nos adjuntas, lo mejor es que no cierres el salón. La solución ideal sería colocar unas hojas correderas pero, en tu caso, los tabiques que quedan a ambos lados del salón no tienen la longitud suficiente para ocultar las puertas cuando las dejaras abiertas. Si las instalaras, parte de las hojas quedarían a la vista y perderías la sensación de perspectiva y amplitud. Lo que sí puedes hacer es proteger la intimidad del salón con una puerta corredera que la independice del recibidor. Puedes colocarla al final del armario, con guías que permitan deslizar la hoja lateralmente. El acabado dependerá del estilo decorativo que planees para el salón. Conviene que incluya una hoja de cristal translúcido, que facilitará el paso de la luz natural hacia el pasillo. Una hoja entera de cristal es perfecta para ambientes muy modernos. Otra opción es un frente que combine madera y cuarterones de cristal. En este último caso, ten en cuenta la carpintería del resto de la casa, sobre todo la del armario del recibidor, y procura que la madera tenga el mismo acabado. Si prefieres que la puerta pase desapercibida cuando esté abierta, puedes pintarla en el mismo tono de la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas