Salón minimalista

Nuestro salón mide 7,60 x 3,80 y tiene varias ventanas y una de ellas, situada en uno de los extremos cortos, es además la salida al exterior. Queremos distribuirlo creando dos zonas pero no sabemos cuál es la mejor opción ni cómo diferenciar o delimitar los espacios. Queremos algo minimalista. ¿Qué colores utilizamos?

Como queréis un etilo sencillo, minimalista, optar por muebles de líneas rectas y los complementos justos para que no resulte recargado. Los tonos blanco, negros y gris os darán mucho juego y os ayudarán a recrear ese minimalismo que pretendéis. Pero, como veis en el plano, hemos introducido una nota de color, para dinamizar el resultado. En este caso, nos hemos decantado por el morado, un color muy actual y personal. La zona de estar queda junto a la salida, con un sofá de tres plazas, una lámpara de pie y una butaca. La mesa de centro es un diseño original que combina una estructura de cristal con un módulo de almacén debajo, lacado en blanco. Para el televisor, una combinación modular que se adapte a vuestras necesidades de almacén. En la zona que queda, una mesa de cristal con cuatro sillas y un aparador (en este caso, nos hemos atrevido por un acabado en laca negra brillo). Escoged complementos de diseño, llamativos. En cuando a los colores de las paredes, pensamos en blanco para la que queda al fondo y a la derecha según accedes y en gris suave para la pared más larga. Para delimitar la zona del comedor, utilizad otro color para esa pared. Por ejemplo, un gris oscuro con notas en morado o bien un papel pintado, que marcará la zona aún con más relevancia. El plateado también es una opción para introducir reflejos en los acabados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas