Blanco, negro y algo de color

Nos gustaría amueblar el salón en blanco y negro. Tiene 21 m². La puerta de entrada está en la pared más pequeña, frente al balcón. Quisiéramos introducir algo de color para que resultase más acogedor y diferenciar la zona de estar de la de comedor. Nos gusta el estilo moderno.

El blanco y el negro es una combinación actual y minimalista con la que hay que tener cuidado puesto que puede resultar fría e impersonal. Introducir un color es una solución para aportar matices. Los tonos cálidos inspiran intensidad y dinamismo y con los fríos conseguirás contrastes más ácidos y muy frescos y alegres. Aprovecha el juego de colores —te recomendamos que escojas un tono intenso y lo combines con gris, en diferentes tonalidades— para delimitar las zonas que quieres crear. Ayúdate de un bonito papel pintado con el que puedes revestir las paredes del comedor o la pared principal del salón. Introduce también complementos puntuales en color e, incluso, algún mueble auxiliar —una mesa de centro— o una pieza de llamativo diseño en color —las sillas del comedor—.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas