El color de una pared del salón

Nuestro salón tiene 5 x 3,5 m. En una de las paredes hay un ventanal de 2,5 m. Tenemos claro que queremos un sofá de piel blanco y un mueble lacado también en blanco con una vitrina de cristal negro. ¿De qué color pintamos la pared donde va a ir el mueble? ¿Y de qué tono ponemos la mesa y las sillas?

Tenéis dos posibilidades. La apuesta más segura es pintar todo el salón en un blanco roto; así, las zonas blancas del mueble se fundirán con el fondo y evitaréis que el espacio parezca pequeño. La alternativa consiste en pintar esa pared en un tono que contraste, como un rojo. El resultado será más dinámico y el mueble se convertirá en el punto focal clave del salón. Como contrapartida, la pared roja absorberá luz y el ambiente parecerá algo más oscuro y pequeño. La elección depende de vuestras prioridades decorativas y del efecto que queráis lograr. En cuanto a la mesa y las sillas, buscad muebles en acabados claros: madera de haya, roble talqueado, variedades sin tratar y sillas en tonos blancos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas