Disimular un pilar

Para ganarle metros al salón, hace tiempo le unimos la habitación contigua. El problema es que queda un pilar en medio, así que decidimos disimularlo haciendo hasta un falso muro la pared . Aunque ahora el espacio es de 30 m², esa pared reduce la sensación de amplitud y de visibilidad. Hemos pensado dejar sólo el pilar y pintarlo de blanco, a tono con las paredes, o bien de chocolate. Otra idea es hacer desde el pilar hasta la pared una estantería de obra o poner baldas de madera.

Las dos ideas que planteas son válidas. Una librería te permite ganar espacio de almacén, pero no debe tener trasera o resultará tan pesada visualmente como el muro que tienes ahora. Podrías hacer unas baldas voladas de obra, madera clara o, incluso, de cristal. Dejar el pilar sólo es una opción por la que cada vez apuestan más los arquitectos. Además, en tu caso, su ubicación es perfecta, ya que delimita la zona de estar y el comedor. Si lo pintas de blanco, se fundirá con las paredes y se camuflará. Sin embargo, revestido en color chocolate ganará interés visual: en lugar de ser ese pilar que no pudiste eliminar, se convertirá en un elemento arquitectónico con una función decorativa. Puedes pintarlo en chocolate y, si con el tiempo te cansas, sólo tienes que pintarlo de blanco o de otro tono que te apetezca, por ejemplo, a juego con la tapicería de los asientos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas